Yucatán: Encuentran iridio en cráter de Chicxulub, elemento que prueba caída de meteorito

0
92

MÉRIDA, Yuc.- En 1970, surgieron las primeras teorías de que la extinción de los dinosaurios fue provocada por el impacto de un meteorito que cayó en Chicxulub, comisaría de Progreso ubicada en Yucatán.

Bajo esa premisa, investigadores del Museo de Ciencias Naturales de Viena, Austria, perforaron las colinas que rodean el cráter de Chicxulub y encontraron altas concentraciones de iridio en una capa de arcilla que marcaba la separación entre los periodos geológico Cretáceo y Paleógeno.

Luego de ser analizado en cuatro laboratorios, los resultados demostraron que la concentración más alta de iridio estaba en sedimentos ricos en arcilla que cubren esas colinas.

El hallazgo confirmaría la teoría de que los dinosaurios se extinguieron por el impacto de un meteorito caído en Chicxulub hace 66 millones de años.

Christian Köberl, profesor de geología planetaria y uno de los participantes en la investigación, asegura que el iridio encontrado es la prueba definitiva de que la extinción de los dinosaurios fue causada por el impacto de un meteorito.

Cabe señalar que el iridio se encuentra en meteoritos en una abundancia mucho mayor que en la corteza terrestre, por ello, la abundancia inusualmente alta de iridio en la capa de arcilla en el límite Cretáceo-Paleógeno dio lugar a la hipótesis de que el impacto de un objeto extraterrestre masivo causó la extinción de los dinosaurios y muchas otras especies hace 66 millones de años.

Mucho iridio en cráter de Chicxulub

“Nuestras mediciones muestran claramente que la capa que contiene iridio y otros metales del grupo del platino está conservada dentro del cráter”.

Después de que se descubriera las trazas de meteoritos hace 40 años, el hallazgo de esta investigación representa la pieza clave para determinar que la extinción masiva del Cretácico-Paleógeno fue causada por el impacto de un meteorito.

Polvo cubrió la atmósfera

Köberl señaló que el polvo del meteorito permaneció suspendido en la atmósfera terrestre durante muchos años tras el impacto y cayó al cráter décadas después.

El estudio realizado por el museo fue publicado en la revista ‘Science Advances’.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here