Yucatán, en la mira de activistas internacionales

0
515

Aunque pareciera que Yucatán está alejado de los problemas del país, hay una crisis en derechos humanos, pues se dan casos de violaciones, como la tortura de policías, sobre todo en comunidades; violencia de género o por proyectos eólicos que afectan a comunidades mayas. Así lo indicaron ayer activistas internacionales en defensa de los derechos humanos en una rueda de prensa, como parte de las actividades de la 5a. Jornada de Derechos Humanos.

Además, se dijo que Andrés Manuel López Obrador recibirá una “herencia maldita”: un país con más de 36 mil personas desaparecidas, una comisión de búsqueda de poco presupuesto, seis mujeres asesinadas al día, una tasa de impunidad de más del 98%, defensores de derechos asesinados por su labor, al igual que periodistas.

En el evento participaron Tania Reneaum, directora de Amnistía Internacional México; Luis Knapp, coordinador de Defensa Artículo 19; Dawid Bartelt, director de la Fundación Heinrich Böll México y El Caribe, y Erubiel Tirado, coordinador del Programa de Derechos Humanos Universidad Ibero.

Si bien es cierto que la entidad no es de los focos rojos de grandes violaciones a derechos humanos, Amnistía Internacional documentó varios casos, como el de José Adrián, un adolescente maya con una discapacidad no diagnosticada que le impide oír y comunicarse con facilidad, que fue detenido y torturado por la policía municipal de su poblado X-Can hace tres años. “A la fecha, el expediente en la Fiscalía del Estado no tiene un elemento probatorio”, indicó la activista.

Asimismo, reveló que en Yucatán no hay personal experto que aplique el Protocolo de Estambul, formato internacional para la evaluación de las personas torturadas, a fin de investigar casos de posible tortura y reportar los hallazgos a la justicia o a las agencias investigadoras.

Estas experiencias, expuso, marcan una pauta preocupante que expone que se tendrían que fortalecer instituciones como la Fiscalía o la Comisión estatal de Derechos Humanos.

Por su parte, Dawid Bartelt indicó que en Yucatán hay una ambivalencia en los megaproyectos de energías renovables.

Por ejemplo, la manera como se establecen los proyectos eólicos y solares en la Península han ocasionado violaciones a los derechos humanos, a la población y sus territorios.— Abraham Bote T.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here