Yucatán: Arqueólogo realiza importante hallazgo sobre la cultura maya en Dzibilchaltún

0
43

MÉRIDA, Yuc.- El investigador del Centro Peninsular en Humanidades y Ciencias Sociales (Cephcis) de la UNAMVíctor Hugo Ruiz Ortiz, se encuentra estudiando la ciudad maya de Dzibilchaltún y desarrolló un novedoso método con el cual descubrió que la urbe tiene un planteamiento filosófico y no sólo arquitectónico.

Asimismo, en el edificio de las Siete Muñecas, el maestro en Restauración y doctor en Arqueología, halló el cómputo de Venus y los 260 días del calendario maya en los escalones.

“Todo en Dzibilchaltún tiene sentido y significado: desde ese cuerpo de agua se puede observar la salida del Sol en el solsticio de verano, que coincide exactamente con el centro de la escalera de la estructura 36. En tanto, en el edificio de las Siete Muñecas descubrí el cómputo de Venus, así como los 260 días del calendario maya, en los escalones”, explicó el especialista.

Señaló que en el sacbé de dicha ciudad maya está representado el tránsito por la vida (cuyo trazo nace en paralelo al vector que se forma durante los equinoccios), que lleva desde el nacimiento hasta la muerte, cuando regresamos al vientre de la madre Tierra, simbolizado por el cenote.

“No podemos seguir midiendo nuestro patrimonio con reglas occidentales. Tenemos que comprenderlo desde su esencia. Debemos buscar otra forma de auto leernos, de referirnos a nosotros mismos, y estar muy orgullosos de tener estos ancestros”, aseveró.

Método de estudio

Buscando tener una mirada propia para observar las ciudades mayas, con el método denominado Lenguaje Geométrico-Arquitectónico, Ruiz Ortiz cruza la información contenida en códices con la arquitectura del sitio arqueológico.

En Dzibilchaltún, que en lengua maya significa «lugar donde hay escritura en las piedras», aplicando el método denominado Lenguaje Geométrico-Arquitectónico encontró que la arquitectura es un lenguaje estructurado, compuesto por la física, las matemáticas y la geometría, que en ocasiones requiere ser completado para entenderlo.

En sus investigaciones, el universitario estudió el área conformada por las edificaciones de la plaza central del sitio arqueológico, los edificios 36 y 38, el sacbé (camino) uno, el cenote Xlacah, el juego de pelota y el complejo conocido como Siete Muñecas. 

Dzibilchaltún, es una maqueta del Universo

El especialista mencionó la relación que encontró entre el trazo geométrico de la cruz del códice mixteco Fejérváry-Mayer y la arquitectura del edificio de las Siete Muñecas. Por medio del método que ha desarrollado (Lenguaje Geométrico-Arquitectónico) pudo leer en la arquitectura y el espacio de Dzibilchaltún los mismos principios espacio-temporales contenidos en el códice.

Esto lo llevó a desarrollar desde 2014 el proyecto de investigación. La protección del patrimonio cultural de la Península de Yucatán, el caso de Dzibilchaltún, que derivó en el libro “Dzibilchaltún. Arquitectura, Espacio Tiempo, Eternidad” próximamente a ser publicado por el Cepchis de la UNAM.

«Con base en la cruz mixteca es posible comprender que la cámara central del edificio de las Siete Muñecas no debió tener un techo como lo restauró el arqueólogo estadounidense Wyllys Andrews. Esa edificación -desde donde es posible registrar fenómenos astronómicos como equinoccios y solsticios, astros como Mercurio, Venus y Júpiter, estrellas y el paso mismo del tiempo-, originalmente debió tener un techo que se levantaba, con una cubierta que se quitaba y se ponía, de palma u otro material perecedero, para registrar el paso de los astros por el cenit, incluido el Sol, dador de la vida”, detalló el arqueólogo.

«En la oración de la poesía arquitectónica de Dzibilchaltún hay varias palabras borradas. Necesitamos hacer hermenéutica geométrica arquitectónica para tratar de tener una lectura completa del sitio”, subrayó el experto.

El universitario señaló que la arquitectura no es sólo un espacio para guarecer al ser humano de las inclemencias. “Es una de las expresiones humanas más significativas y que trasciende en el tiempo; Dzibilchaltún es un ejemplo”.En el edificio de las Siete Muñecas, el doctor en Arqueología halló el cómputo de Venus y los 260 días del calendario maya en los escalones.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here