Un rugido necesario

0
102

Difícil de aceptar que uno de tus ases brinde una de sus acostumbradas grandes actuaciones y no sume una victoria a sus registros.

Al menos los Leones de Yucatán ganaron y de una Gran forma.

Bambinazo de Leo Heras con dos en base coronó racimo de cuatro registros en la séptima entrada y los melenudos borraron su mal andar hasta entonces venciendo 4-2 a los Rieleros de Aguascalientes. Una dosis de sufrimiento al extremo fue el colofón de un encuentro que terminó con los primeros minutos del jueves.

Fue un partido totalmente de contrastes para los de casa. El pitcheo en todo momento estuvo a la altura, especialmente con Yoanner Negrín en las primeras seis entradas y con Andrés Ávila en la octava.

Negrín, el líder de efectividad de la Liga Mexicana en estos momentos, lanzó para ganar. En realidad ha sido su conducta desde que está vestido de león.

Ayer aisló cuatro hits, firmó tres pasaportes y engomó a diez. La semana pasada en Aguascalientes tuvo una labor similar y sí ganó. Ahora debió ganar, pero cuando se fue a descansar tras seis rollos su equipo apenas tenía un hit conectado. Así no gana ningún pítcher.

Los Leones reaccionaron en la séptima, armando su fiesta con dos autes. Alex Liddi bateó sencillo, “Pepón” Juárez recibió base y Sebastián Valle remolcó la del empate con hit al izquierda. Y siguió Leo Heras con un palo enorme por el derecho que coronó el ataque.

Reacción de veras grande. Tal vez hasta inesperada porque hasta entonces los selváticos estaban atónitos a la ofensiva. Y tal vez hasta frustrados: el mánager Luis Carlos Rivera protestó un straic que marcó el umpire de primera y lo expulsaron.

Malos momentos hasta entonces.

Y en la novena vaya que sufrieron los melenudos para sacar la victoria. Josh Lueke debutó en casa y permitió que se llenen las bases con un hit y dos pasaportes antes de dominar a Mark Flores con rodado a segunda.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here