Un mal público

0
434

Rueda de prensa sobre las celebraciones de la Uady con motivo del Día Mundial Sin Tabaco 2018 “Tabaco y Cardiopatías”. En el orden habitual: Álvaro Iván King Cardeña y Mario Carrillo Alonzo

La Uady fomenta que los jóvenes se alejen del tabaco

Según la Encuesta Estatal de Adicciones de 2015, los fumadores yucatecos aumentaron de 11.6% a 17.6% entre 2005 y 2015, cuando la media nacional para el consumo de tabaco es del 26.7%, informaron autoridades de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

Esto significa que más de 200 mil personas son fumadoras en el estado, dijeron.

Ayer en rueda de prensa se dieron a conocer las actividades que realizará la Uady por la celebración del Día Mundial Sin Tabaco 2018 “Tabaco y Cardiopatías”.

El 31% de los hombres entre 12 y 17 años y el 8% de las mujeres en ese rango fuman, según el estudio citado. El 29% de los fumadores actuales inició antes de cumplir los 18 años; de ese grupo, el 74% es hombre y el 24.9% es mujer.

En el evento también se indicó que entre las autoridades no hay disposición para combatir este mal, pero se dijo que es necesario concienciar a los jóvenes sobre los impactos negativos y riesgos a la salud que el tabaquismo ocasiona.

De acuerdo con el doctor Rubén Yza Villanueva, especialista en Cardiología, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo y el 13% de esos fallecimientos es debido a hipertensión por consumo de tabaco.

Los niños, jóvenes y adultos jóvenes deben tener una correcta nutrición y hacer ejercicio, dijo. Además, “evitar el tabaco representa la estrategia más útil para evitar las causas de las enfermedades cardiovasculares”.

Es importante atacar el problema desde temprana edad, ya que es muy complicado que las personas puedan dejar el tabaco porque ya son adictas, insistió.

En su opinión, existen pésimos servicios generales en las instituciones de salud, que están rebasadas por los pacientes de enfermedades cardiovasculares.

“Hoy por hoy los sistemas de salud no tienen la capacidad para atender todas las complicaciones”.

Asimismo, dijo que nunca se eliminará la publicidad de productos nocivos para la población. En ese sentido, el “arma” más importante es la que otorga la Uady: la educación.

El coordinador general de Salud de la Uady, Mario Carrillo Alonzo, enfatizó que los datos anteriores muestran claramente que sí se hacen esfuerzos por reducir gradualmente el consumo de tabaco.

Además, se contribuye de manera importante a la disminución de los casos de enfermedades no transmisibles, aportando invaluables beneficios no sólo para la salud de los mexicanos, sino para el desarrollo y crecimiento de México.

“Es por esto que en 2009 la Uady comenzó el proceso de los edificios universitarios como libres de humo de tabaco”, dijo. “El proceso para obtener este reconocimiento oficial requirió sensibilizar a toda la comunidad universitaria acerca del impacto negativo del tabaquismo en la salud y en el desarrollo de la sociedad.

“Se hizo una labor de señalización estratégica en todos los edificios y espacios universitarios, estableciendo la prohibición de fumar dentro de las instalaciones universitarias”.— Abraham Bote Tun

A la par, la Uady ha mantenido todos estos años una campaña consistente en pláticas informativas anuales a todos los estudiantes y empleados de nuevo ingreso, participación en las ferias de inducción de las preparatorias, mantenimiento y ampliación de la señalización de los planteles universitarios como espacios 100% libres de humo de tabaco.

Como se recordará, en 1987 la Organización Mundial de la Salud decidió consagrar el último día de mayo a una jornada informativa sobre la lucha contra el tabaquismo en el mundo.

Esto con el fin de poner de relieve los riesgos asociados con el tabaco, tanto para la salud como en otros ámbitos, y abogar por políticas eficaces para reducir su consumo, cuyos efectos nocivos plantean un enorme reto para el derecho a la salud de la población mundial.

Se calcula que para el año 2030 el tabaco dejará más de ocho millones de víctimas anualmente; es decir, más muertes en todo el mundo que las causadas de manera conjunta por el sida, la tuberculosis, la mortalidad maternal, los accidentes automovilísticos, suicidios y homicidios.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here