Tu tinaco te puede estar «envenenando»

0
86

Los artículos más abandonados en las casas de los mexicanos son los tinacos, cisternas o piletas, esto pese a que su uso es de gran importancia pues abastecen de agua cada rincón de una vivienda; sin embargo, este desinterés en darles mantenimiento podría estar poniendo en riesgo nuestra salud.

Y es que debido a que están completamente tapados podría pensarse que no requieren de una limpieza constante, pues no hay forma de que la suciedad se cuele al interior. Esta creencia está totalmente equivocada, ya que la falta de higiene puede llevar a la aparición de bacterias, parásitos y virus, lo que a su vez ocasionará diversos padecimientos.

De acuerdo con la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM), la ‘escherichia coli’ y ‘enterobacter cloacae’, son dos bacterias comunes que se pueden encontrar en el agua contaminada de los hogares, por lo que se recomienda lavar y desinfectar el tinaco para prevenir enfermedades gastrointestinales.

Las principales causas de que el agua se contamine son el exceso de minerales, polvo, ramas, hojas, basura, animales pequeños que queden atrapados, heces fecales de aves, y hasta el uso de químicos en productos desinfectantes.

Todo esto podría provocar enfermedades dermatológicas, gastrointestinales, hepatitis, entre muchas otras, por lo que tu piel se podría ver afectada, al igual que tu cabello, dientes y sistema digestivo.

Es importante mencionar que los tinacos cuentan con tecnologías o aditamentos que funcionan como filtros que evitan la reproducción de microorganismos en el interior. No obstante, los contaminantes externos no pueden controlarse, por lo que se degrada la calidad del agua.

Dicha función no la tienen las cisternas ni piletas de agua, además tampoco cuentan con tapas que brinden un cierre hermético, por lo que es más complicado el control de contaminantes.

¿Cómo mantener mi tinaco limpio?

La Secretaría de Salud a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) aconseja lavar los tinacos cada seis meses a fin de evitar todo tipo de contaminantes.

En el caso de piletas o cisternas, debido a que permiten la proliferación de algunas bacterias, la filtración de tierra, así como el material proveniente de las tuberías y plantas, se recomienda lavarlo con mayor frecuencia.

Para lavarlo se recomienda preparar una solución desinfectante, la cual consiste en agregar ocho mililitros de cloro por cada litro de agua.

Con esa mezcla deberás tallar con un cepillo el piso, paredes y techo del tinaco. Deja que la solución se impregne durante 20 a 30 minutos, y después enjuaga con abundante agua.