Servicio de agua potable en Mérida, el más barato del mundo

0
497

Por cada mil litros, el usuario sólo paga 3.7 pesos

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) calcula que México tiene una de las tarifas más bajas de agua del mundo. Un estudio publicado por la entidad en 2011 señaló que mientras en México se pagaban 0.49 dólares por cada metro cúbico de agua, en Dinamarca la cifra subía hasta los 6.40 dólares.

El costo del agua en Mérida es de 7.16 pesos por cada metro cúbico (0.36 dólares), es decir, por cada mil litros, pero el usuario sólo paga 3.7 pesos (0.18 dólares). 

La Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán (JAPAY) gasta millones para producir el agua que llega a nuestros hogares. En 2017, la entidad pagó 50 millones de pesos a la Comisión Federal de Electricidad (CFE); en 2018, 100 millones de pesos y «en 2019 se estiman 110 millones», señaló Felipe Ramírez Burgos, jefe del departamento de Mejora Continua y Capacitación de la JAPAY, en su plática “¿Cuánto cuesta llevar el agua a tu casa?”, llevada a cabo en el marco del Foro Agua, un bien común en riesgo, organizado por la Alianza Francesa.

A ello hay que agregar el pago de 200 millones de pesos a empleados: administrativos, fontaneros, técnicos y químicos, entre otros, y 100 millones más que se utilizan en cloro y otros materiales químicos, así como vehículos para servicio y atención.

La JAPAY posee 219 pozos de abastecimiento, de los cuales funcionan 158, con 57 de reserva, seis auxiliares y cuatro fuera de servicio que entregan 5 mil 229 litros por segundo. Para darse una idea de la cantidad que estamos hablando, baste decir que un tinaco de un hogar tiene aproximadamente 500 litros, por lo que por segundo se producen 10 tinacos para un millón de habitantes de Mérida y sus alrededores. Se considera que cada persona utiliza cerca 200 litros diarios del vital líquido.

«Es muy barato, considerando lo que pagan las personas por el servicio que se les da, porque es un agua que se puede beber, higiénica, revisada todo el tiempo por nuestros químicos», destacó el funcionario.

Más adelante agregó que, «tristemente todo el sistema técnico informático de la JAPAY es algo muy obsoleto, que no se actualizó en las últimas administraciones; existe un sistema llamado SIG, Sistema de Información Geográfica, a través del cual debería aparecer, teóricamente, el mapa de todas las líneas de agua potable de la ciudad de Mérida, pero sólo hay 25 por ciento registrado, no se sabe realmente en un mapa dónde está la tubería completa de la ciudad».

Al no existir una información actualizada explicó que las dificultades se suscitan cuando una persona va a pedir un contrato nuevo de agua potable, pues si es un fraccionamiento se sabe dónde está la tubería, sino se envían a inspectores a investigar o se confía en las personas que hace mucho años que trabajan en la JAPAY y que pueden saber si en esa zona existen líneas.

Modernización

Reconoció que hay instituciones del mismo gobierno del estado que no pagaban el agua potable como el Centro de Readaptación Social (Cereso), pero merced a un nuevo sistema de medición a distancia, «por primera vez en la historia le estamos cobrando al Cereso, y se hará con otras instituciones».

Destacó que con este nuevo sistema, si el usuario tiene la aplicación de la JAPAY en su celular podrá pasar el dispositivo por el medidor para hacer su propia lectura del consumo y pagar a través de la misma, ya que en la actualidad se imprimen más de 350 mil recibos.

Manifestó que entre otros planes que tiene la nueva administración se halla la de instalar paneles fotovoltaicos en la Planta I en zonas que se hallan en desuso, y de ese modo reducir el gasto eléctrico. La planta Mérida I surte el 30 por ciento del agua de la población de la ciudad, primordialmente, el sur de la ciudad de Mérida, el centro y las colonias antes del Circuito Colonias.

Apuntó que el cuatro de septiembre se cerrará esa planta, alrededor de 15 horas, para realizar trabajos preventivos «con miras a la posibilidad que nos golpee un huracán y al mismo tiempo se harán trabajos correctivos en dos fugas en esa zona».

Y hablando de fugas, señaló que el sistema de agua potable es tan antiguo que cuando se repara una fuga, la presión aumenta provocando rupturas en otros lugares, por ello otra de las líneas estratégicas de la actual Japay es la recuperación de caudales, es decir recuperar el agua que se pierde en todas las fugas de la ciudad.

«Son muchos millones de litros de agua que se producen por segundo, pero sólo llega un porcentaje a las viviendas porque en el trayecto se está desperdiciando mucha agua potable», acotó.

Informó, además, que la planta IV de la zona de Ucú y Ciudad Caucel, está subutilizada pero que se le está dando mantenimiento y se actualizará el sistema para que produzca más agua potable, coadyuvando a las otras tres.

Por último, reconoció que todos los fraccionamientos están contaminando el subsuelo de Yucatán, debido a que las fosas sépticas no son las adecuadas y la gente no tiene conciencia de los contaminantes que arroja al suelo.

El próximo miércoles 4 de septiembre, la Planta Mérida I suspenderá operaciones por mantenimiento desde las 9 hasta las 17 horas, anunció JAPAY.

FUENTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here