Se acaban los pretextos: Álvarez y Golovkin salen al ring en Las Vegas, Nevada

0
672

Es la hora de la verdad

Saúl “Canelo” Álvarez ha ido a dormir los últimos meses pensando cómo va a noquear a Gennady Golovkin en su revancha por el campeonato mundial de peso medio.

Pero, si quiere despertar la mañana del domingo como campeón de las 160 libras tendrá que tomar riesgos que no tomó en el primer combate con Golovkin hace un año. Y eso podría ser un verdadero problema ante la potente pegada de un kazajo que ha derribado a 34 rivales en 39 peleas profesionales.

“Será una pelea difícil”, dijo Álvarez. “Pero voy a salir a noquearlo”.

El mexicano Álvarez y el kazajo Golovkin tienen una nueva oportunidad de resolver las cuentas pendientes de septiembre pasado, cuando el combate finalizó empatado. Lo harán la noche del sábado en Las Vegas, y no como los caballeros del cuadrilátero que representaron en su primer pleito, sino como los feroces enemigos cuya rivalidad parece auténtica.

Eso quedó en evidencia durante la ceremonia de pesaje de ayer, cuando ambos púgiles tuvieron que ser separados durante el único enfrentamiento que tuvieron cara a cara ante del combate. Golovkin detuvo la báscula en 159.6 libras, mientras que “Canelo” registró 159.4.

Un resultado positivo a clembuterol por parte de Álvarez obligó que la pelea, programada inicialmente para mayo, fuera pospuesta. El incidente también generó resentimientos entre los dos púgiles debido a las declaraciones del mexicano de que el doping positivo ocurrió por comer carne contaminada en México.

Es todo o nada

Hoy se sabrá si eso resultará en una pelea más entretenida. Ambos parecen determinados a no permitir que los jueces decidan la pelea.

“Es una pelea auténtica”, dijo Golovkin esta semana. “Una verdadera guerra”.

Golovkin (38-0-1, 34 nocauts) llega como ligero favorito, como sucedió en el primer pleito. Muchos de los presentes pensaron que ganó esa pelea, pero Álvarez rescató el empate al quedarse con los asaltos finales, en donde el kazajo de 36 años pareció quedarse sin gas.

La pelea no fue el “gran drama” del que Golovkin le gusta hablar, ningún boxeador visitó la lona o resultó lastimado. Pero fue un combate duro, competitivo y que, en cierta forma, cumplió con las expectativas, aunque no haya habido un ganador. Se habló de ello mucho tiempo y la revancha, que hoy veremos, se firmó enseguida.

“Obtuve una gran experiencia de la primera pelea”, dijo el kazajo. “Esta vez es un poco diferente, pero creo que será una gran pelea para los aficionados”.

Álvarez (49-1-2, 34 nocauts) está de acuerdo con eso, pero ve un resultado distinto. Uno que ha visto cada noche al momento de ir a la cama, cuando repasa los escenarios que le ayudarán a quedarse con la victoria.

“Realmente no me gusta hablar, les voy a demostrar más que decir”, aseveró el mexicano. “El sábado (hoy) vamos a disfrutar de una gran pelea, pero sobre todo de una gran victoria”

Fuente