¿Quién inventó el Cubo Rubik?

0
65

Hace 48 años, un 19 de mayo de 1974, Ernó Rubik (Budapest, 1944) creó el primer prototipo del famoso Cubo de Rubik, entonces conocido como el Cubo Mágico.

Casi medio siglo después, a pesar de que en la década de los años 80 del siglo XX alcanzó popularidad cuando se dio a conocer en ferias de juguetes en Europa y Estados Unidos, su atractivo e interés siguen vigentes.

Aunque no surgió como un producto de entretenimiento, según se autor, pronto se convirtió el el objeto más deseado por millones de niños, adolescentes y hasta adultos que  trataban de descifrar los complicados movimientos del Cubo Rubik.

El Cubo Rubik toma su nombre de su creador, el escultor, diseñador y profesor de arquitectura húngaro Ernó Rubik, quien nació el 13 de julio de 1944. En 1974, Rubik patentó su creación en Hungría y en 1977 se comenzó a comercializar en el país.

De acuerdo a su inventor, el cubo Rubik nació como una herramienta para la enseñanza, ya que Ernó buscaba una forma de demostrar el movimiento tridimensional a sus alumnos de arquitectura de la Universidad de Budapest. 

Para ello utilizó madera, bandas de goma y clips, y así nació el prototipo. Pero necesitó algún tipo de codificación para darle sentido a las rotaciones del cubo, así que usó la solución más simple y directa: los colores primarios.

En palabras del arquitecto Rubik, nunca se imaginó que ese objeto que originalmente lo creó como una herramienta para que la enseñanza de conceptos geométricos sean más accesibles para sus alumnos universitarios de la Escuela de Artes Comerciales de Budapest se transformara en lo más deseado.

Sin embargo, ese objeto cúbico pronto se convertiría en una locura mundial y llegaría a ser un misterioso rompecabezas mecánico, que cada una de sus seis caras tiene un color diferente, sería uno de los artículos más deseados con superventas.

A partir de su lanzamiento, se calcula que ya se vendieron más de 450 millones de unidades del original Cubo Rubik en todo el mundo, sin contabilizar las copias «piratas» que se hicieron después de su explosión comercial.

Expertos pedagogos y docentes de Europa y Estados Unidos coinciden en que el Cubo de Rubik o Cubo Rubik ayuda a mejorar la memoria y la retención, y sobre todo útil para que los niños adquieran conceptos de habilidad matemática.

Además, fomenta la creatividad, ya que es necesario buscar diferentes soluciones con el fin de lograr finalizar el rompecabezas con éxito, lo que contribuye a desarrollar la capacidad de resolución.

También, afirman, alimenta la paciencia, perseverancia, atención y la concentración, y como beneficio adicional ayuda a la ejecución de estrategias para lograr dar todos los pasos necesarios para lograr el objetivo de que las seis caras del cubo tengan el mismo color.

¿Cómo resolver el acertijo del Cubo de Rubik?

El desafío y la dificultad para resolver el rompecabezas del cubo lejos de ahuyentar a los interesados hizo que el interés creciera. Así, chicos y grandes movían las caras, giraban las filas de cuadrados hasta lograr que los nueve del mismo color quedaron juntos. Pero al intentar formar las otras, las primeras se desarmaban.

En esas décadas del siglo anterior no había tutoriales de internet, así que se tenía que recurrir a los libros que se publicaron sobre los mecanismos y pasos para resolver el acertijo que representaba girar las caras del Cubo Rubik. 

Según cálculos matemáticos el Cubo Rubik tiene más de 43 trillones (43.252.003.274.894.856.000) de posibilidades de permutaciones diferentes, pero en la jerga «cubista» hay algo que se llama «El Número de Dios».

Se trata de la cantidad de movimientos mínimos requeridos para resolverlo. Durante un tiempo se creyó que eran 26 los movimientos necesarios para armarlo pero nuevos cálculos determinaron que son 20.

Cubo de Rubik, invento que no pasa de moda

Con el advenimiento de internet, hoy hay millones de vídeos en YouTube que explican paso a paso cómo resolver las dificultades que representa girar las caras del Cubo Rubik, lo que es una ventaja en el actual siglo. 

Incluso hay profesionales del Cubo de Rubik, expertos en su resolución a una velocidad impresionante, con récord que cada día se rompen de manera vertiginosa. 

Muestra de que el Cubo de Rubik no pasa de moda, a pesar de que está próximo a cumplir 50 años, es que se organizan eventos internaconales  o competencias por Wold Cube Association, donde cada participante pone en juego sus habilidades para reducir el tiempo en resolver el rompecabezas húngaro.