Peligro para las abejas

0
398

Fumigaciones afectan colmenas del oriente estatal

“Si las abejas se acaban, en un poco de tiempo el ser humano también se acabaría”, advierten pobladores de comunidades mayas.

Pareciera que las autoridades tanto del gobierno federal como del estatal están siempre al servicio de los empresarios y en detrimento de las comunidades mayas, manifestaron ayer activistas de Indignación.

En rueda de prensa, apicultores y agricultores de Dzonot Carretero (Tizimín) denunciaron que fumigaciones recientes han causado muerte masiva de abejas, lo que pone en serie peligro esta práctica ancestral, así como afectaciones en sus cosechas y plantas.

Aunado a esto, indicaron que existe tala excesiva de monte que ocasiona deforestación y otros problemas ambientales, derivados de la actividad agroindustrial que sufren en su comunidad. “Todo esto ante el nulo actuar y complicidad de autoridades estatales y federales”.

Acompañados por activistas Indignación, informaron que denunciaron ayer, una vez más, todas estas afectaciones a la Profepa, Sagarpa, Secretaría de Salud y la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Santarios. Sin embargo, ya han acudido a estas instancias anteriormente, pero hasta la fecha no hay respuesta.

José Uc Ku y Marcelo Cupul Ku, integrantes de esa comunidad rural, señalaron que del 11 al 22 de junio pasado se realizaron una serie fumigaciones en diversos ranchos propiedad de Jacob Xacur Eliure, lo que ha ocasionado la muerte de abejas, plantas y cultivos en dicho poblado de Tizimín.

También relataron con tristeza, incluso con la voz entrecortada, cómo han visto morir a sus abejas en sus propias manos. “Si las abejas se acaba en un poco de tiempo el ser humano también se acabaría”, advirtió Uc Ku.— Abraham Bote tun

“Queremos que algún día de esa miel que producimos,de manera orgánica, lleguen sanamente sin que les cause alguna enfermedad por todos esos químicos”; apuntó.

En total, expusieron, se perdieron 26 colmenas, y otras 40 resultaron afectadas por mortandad continua y 108 encuentran en mortandad del 50%. Ademas de posibles riesgos a la salud de los habitantes de Dzonot y comisarías aledañas. Cada colmena, precisaron, se cotiza en alrededor de 4 mil pesos.

Exigen investigar y sancionar estos problemas y tomar medidas de no repetición de estas prácticas que afectan a los pobladores y su comunidad.

“No se pide reparación únicamente, sino también el respeto absoluto a los modos de vida , subsistencia y practicas que tienen las comunidades . Que el Estado reconozca, valore y respete cómo las comunidades determinan construir su propio modelo de desarrollo”, indicó Jorge Fernández Mendiburu, de Indignación.

Pero lo que se ha visto, insistió, en muchos de los casos que se han denunciado es que “los gobierno están al servicio del empresariado y en detrimento del pueblo maya peninsular”.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here