No desciende la fiebre comercial

0
601

Compras diversas y demanda de otros servicios

La compra masiva en tiendas internacionales que funcionan en las plazas comerciales de Mérida es un buen indicador económico de la prosperidad que hay en estos momentos en Yucatán, así como de la capacidad de pago de los meridanos, según se observó ayer durante un recorrido por esos negocios.

Los comercios como The Harbor, Galerías Mérida, Gran Plaza, Altabrisa, Las Américas y El Patio (exSendero) que venden ropa de marca mundial estuvieron repletos de compradores que mínimo salían después del “shopping” dominical con tres o cuatro prendas, principalmente ropa, un par de tenis o de zapatos.

Esto sería un gasto promedio de $3,000 a $4,000.

La mayoría de la gente salió de Plaza Galerías con bolsas de Liverpool, Sfera, H&M, Stradivarius, Zara, Pull&Bear, Oysho, Shasa, Julio, Ábito, entre otras marcas de prestigio.

Desde las 13 horas los estacionamientos de estos centros comerciales ya estaban al tope. Los automovilistas debieron dar vueltas y vueltas en las calles internas “cazando” que alguien se retirara para ocupar el cajón con rapidez.

Patrullas de la Secretaría de Seguridad Pública también vigilaron los estacionamientos de las plazas comerciales. Una unidad permaneció aparcada cerca de las puertas principales y otra daba rondines por las calles interiores de las plazas.

Los camiones blindados que transportan dinero en efectivo también tuvieron intensa actividad porque llegaron en diferentes momentos para recoger el producto de la venta de los comercios a quienes les prestan su servicio.

La disponibilidad de dinero en este fin de semana es por el pago del aguinaldo y la primera quincena de diciembre, y por la capacidad de crédito bancario, causando que los consumidores aumenten la derrama en esta temporada decembrina.

Según se observó, además de las compras se destinó presupuesto para comer en restaurantes y los “foodcourts” de las plazas comerciales; para comprar helado (aunque la temperatura bajó por la tarde); tomarse fotos con los diversos “Santa Claus”, y consentir a la familia con golosinas, como una conocida marca de donas.

“Parece que están regalando algo”, comentó un padre de familia que quedó atorado en la larga fila del pequeño punto de venta de esa cadena, en el almacén Liverpool.

Un conocido empresario que acudió con su familia a esta tienda departamental comentó al reportero: “no compro en esta época. Compro en el Buen Fin o en la promoción de ventas nocturnas, todo es más barato que ahora”.

La fiebre comercial no solo se vio en estas plazas comerciales, donde generalmente acuden familias de clase media y alta, sino que los comercios del centro de la ciudad estuvieron más activos que nunca porque la gente los abarrotó desde que abrieron hasta que cerraron.

Las compras masivas aumentarían ante la cercanía de la Nochebuena (24 de diciembre) y la Navidad (25 de diciembre, conmemoración del nacimiento de Jesús en Belén), dos fechas emblemáticas que festejan con mucha devoción y alegría los yucatecos y mexicanos en general.

Fuente