Nido para los huracanes

0
47

Los ciclones que en la última fase azotaron Yucatán

En las últimas seis décadas, en la recta final de la temporada anual de ciclones tropicales, al menos una decena de huracanes impactaron y devastaron algunas de las tres entidades que integran la península de Yucatán.

En septiembre y octubre se cuentan ocho meteoros y dos tormentas tropicales que causaron severos, importantes daños a municipios de Quintana Roo, Yucatán y Campeche que dejaron tras su paso una estela de muerte y destrucción.

Debido a que las aguas del Atlántico se vuelven más frías y en el Mar Caribe se convierten en más calurosas durante este período, con temperaturas superiores a los 28 grados, es común que los sistemas tropicales se formen en la región peninsular, considerada de “alto impacto” para estos fenómenos.

De acuerdo con datos del Centro Nacional de Prevención de Desastres y el Archivo de Diario de Yucatán, ocho son los huracanes que más estragos causaron a la península de Yucatán, a partir de 1955 cuando Janet, el primer ciclón del que se tienen registros impactó la costa de Quintana Roo, el 27 de septiembre de 1955, hace 64 años. Por la potencia de sus vientos, el meteoro de categoría 5 en la escala Saffir-Simpson prácticamente destruyó Chetumal.

Antes, del 4 al 6 de septiembre de 1955, Gladys, también castigó la Península.

Doce años después, Beulah, de categoría 4, afectó la zona de Tizimín y Río Lagartos, al ingresar a tierras yucatecas el 17 de septiembre de 1967. Con una fuerza en sus vientos superiores a los 300 kilómetros por hora, el 14 de septiembre de 1988 el huracán Gilberto tocó tierra peninsular en Cozumel antes de arrasar Cancún y después regresar al Atlántico y volver a impactar el noreste de México, a las entidades de Nuevo León y Coahuila, e incluso inundó Monterrey.

Del 17 al 21 de septiembre de 1993, la tormenta tropical Gert afectó principalmente a municipios del sur del Estado.

El 30 de septiembre de 1995, Ópalo llegó a las costas de Yucatán con vientos considerados en la escala de la categoría 4. La “danza” del meteoro por la región sureste del país la continuó Rosana, que azotó la Península el 11 de octubre para terminar la obra destructiva de Ópalo.

El poderoso huracán inundó Celestún e hizo que se declarara estado de emergencia el Cono Sur. En Tzucacab cobró la vida de una persona.

El segundo huracán de la temporada en el Atlántico en 2002 fue Isidoro, que alcanzó la categoría 4. Golpeó con intensidad en la península de Yucatán el 19 de septiembre, aunque el ojo del huracán impactó en tierra firme el 22 y causó estragos en Yucatán y Campeche.

Del 1 al 3 de octubre, la tormenta tropical Stan causó daños en el sur yucateco.

Por primera vez en la historia un huracán recibió un nombre con la letra W: Wilma, según los expertos, el más demoledor que zarandeó a México. El 21 de octubre de 2005 tocó tierra en Cozumel como categoría 4, para después afectar a Cancún y la Riviera Maya.

Del 21 al 23 de octubre, Wilma afectó varios municipios yucatecos y causó pérdidas cuantiosas a productores de maíz, papaya, chiles y hortalizas.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here