Mascotas en la oficina contra el estrés

0
119

Hace  casi tres años que Montserrat Arias, CEO de la compañía española BeMyPartner, adoptó a su perrita Dora. Y ella ya forma parte de la plantilla de la empresa que dirige su dueña. “En seguida se hizo con el ambiente. ¡Es la reina de la oficina!”, dijo Arias.

Llevar el perro al trabajo disminuye los niveles de estrés y tiene diversos beneficios: los empleados muestran más satisfacción con las condiciones laborales, mejoran el equilibrio entre la vida laboral y personal, se reduce la intención de dejar el trabajo y mejora los niveles de concentración y productividad.

MENOS ESTRÉS Y MEJOR PRODUCCIÓN

Estas son las conclusiones que se desprenden de un estudio llevado a cabo por la Universidad de Lincoln, en Estados Unidos, con el apoyo de la empresa Purina, división de alimentos para mascotas de Nestlé, con sede en Suiza.

Bizneo HR, expertos en software de Recursos Humanos, ha realizado recientemente un informe en el que describe cómo cada vez hay más empresas dispuestas a implementar un modelo alternativo de espacio de trabajo que incluye animales. También apuntan a la reducción del estrés y el aumento de la productividad como factores determinantes.

Pero los beneficios no son solo para los humanos. “Muchos perros que se quedan solos suelen manifestar ansiedad por la separación, un problema grave para el bienestar del animal”, señaló Sonia Sáez, Veterinaria y Brand Manager de Purina.

“Llevar el perro al trabajo permite que mascotas y dueños pasen más tiempo juntos, fortaleciendo el círculo entre ellos y bajando los niveles de estrés de ambos”, resaltó.

Arias aseguró que Dora ya es una más de la oficina y que el resto de los compañeros están encantados con ella. Ella afirmó que, además de favorecer la interacción entre los empleados y los visitantes, también favorece la actividad de los mismos.

“Hay veces que puedes quedarte hasta tres horas sentada sin darte cuenta, pero teniendo que pasear a la perrita, te activas más. Incluso voy andando con ella, lo que es beneficioso para las dos”, contó Sonia.

MODELO EN EXPANSIÓN

Ya hay iniciativas que fomentan este nuevo modelo de entorno laboral. Una de ellas, “Pets at Work” (Mascotas en el trabajo), impulsada por Purina, que lleva implantada en su oficina desde 2003.

“Hemos aprendido y comprobado personalmente todos los beneficios que los lugares “pet-friendly” tienen tanto para las mascotas como para nosotros”, dijo Sáez.

Por ello decidieron promocionar este modelo entre otras empresas y ya han dado soporte a más de 100 compañías en Europa que querían seguir su ejemplo. Como objetivo se han propuesto llegar a las 200 en 2020.

Para hacer que este lugar de trabajo alternativo sea viable, tanto empleados como empleadores tienen que poner de su parte y cumplir ciertos requisitos.

“Como empleado, lo primero es conseguir la aprobación de la empresa y ver cómo puede favorecer a la compañía”, aseveró Sáez.

“También hay que hacerse responsable del bienestar, de la salud y de la educación del perro”, añadió.

Desde el punto de vista empresarial, dar este paso puede ayudar a reforzar la reputación de la firma y marcar la diferencia frente a competidores.

“En una sociedad que cada día cuenta con más animales de compañía, (esta iniciativa) se percibe como una señal de visión de futuro y sensibilidad. También mejora el bienestar y la satisfacción entre los empleados y atrae a nuevas generaciones de talento”, explicó la veterinaria de Purina sobre el modelo.

FILIAS Y FOBIAS

Antes de activar permanentemente la iniciativa, es recomendable que el empleador sondee en la oficina qué opina la gente sobre adoptar este cambio.

En Purina sugieren llevar a cabo una encuesta para conocer lo que preocupa a cada empleado y celebrar un día de “Lleva tu perro al trabajo” para ver cómo funciona.

Es fundamental que, de hacerlo, todo el mundo se sienta cómodo teniendo mascotas en su espacio laboral.

“Los compañeros hablan más entre ellos, interactúan más con la perra… en cierta manera es una forma de relajarte y desconectar. Así que yo creo que es una buena experiencia, sobre todo con perritas como Dora, que es muy tranquila y se adaptó muy bien”, manifestó Arias.

Aunque pueden surgir algunas reticencias que se deben tener en cuenta y que tienen que ver con alergias, fobias, higiene y seguridad, las empresas que dan el paso lo hacen sin demasiadas complicaciones. 

“A nosotros no nos supuso ningún problema ni ningún cambio. Ella tiene su camita, su comedero y ya está. Además, ahora tenemos una terraza, por lo que Dora también puede salir. Lo único que hay que hacer es sacarla cuando lo necesita”, explicó Arias.

“Creo que cada vez se hace más, que te puedas llevar a tu animal de compañía ya sea todos los días o de vez en cuando. Incluso el hecho de poder traerte la mascota si lo necesitas, tranquiliza mucho”, insistió.

En estos momentos, Dora es la única mascota de la oficina, pero su dueña anima a todos los empleados a que sigan su ejemplo si así lo desean.

Por ahora, y hasta que otro huésped de cuatro patitas se una a la plantilla de BeMyPartner, esta perrita marrón adoptada, de ojos tiernos y orejas caídas, seguirá siendo la reina de la oficina.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here