Mal de Chagas ya no sólo afecta a Yucatán, más de un millón lo padecen en todo el país

0
214

En el marco del Día Mundial del Mal de Chagas, que se conmemora por vez primera este martes 14 de abril, se dio a conocer que más de un millón de personas viven con el padecimiento en México y esta enfermedad ya no sólo afecta a Yucatán sino a otras zonas del país.

La especialista en medicina interna, Viviam Ubiarco, estimó que 71 por ciento de la población se encuentra en riesgo directo de contraer la enfermedad, mientras que 20 por ciento está en peligro por una estancia temporal en alguna zona infectada. 

Entre los estados con mayor prevalencia de casos se encuentra Yucatán, Campeche y Quintana Roo, así como San Luis Potosí, Puebla, Oaxaca, Veracruz, Tabasco y Chiapas.

“El mal de Chagas se considera una enfermedad huérfana dado que, actualmente, no se cuenta con un programa específico enfocado en la vigilancia epidemiológica, la prevención y el control”, señaló la experta.

Agregó que éste es un padecimiento silencioso y, en la mayoría de los casos, asintomático, lo que provoca que su diagnóstico se dé en etapas crónicas y no curables. 

Indicó que por no existir vigilancia epidemiológica, muchos de los casos chagásicos son atendidos en los servicios de cardiología o gastroenterología, debido a que la falta de un diagnóstico previo a la fase crónica, que puede provocar que se desarrollen enfermedades en el corazón y complicaciones intestinales.

Cabe señalar que en su etapa crónica la enfermedad representa un pérdida de aproximadamente 18.5 años d6e vida productiva, tomando en cuenta que la expectativa media de edad son 74 años.

“Esto representa una importante carga económica para el país debido a la falta de diagnóstico y tratamiento oportuno, y representa una pérdida económica total estimada al país de 58 mil 450 millones de dólares por esa población”, comentó la también líder del área médica de cardiovascular en Novartis México.

Explicó que la enfermedad se contrae cuando las heces del “pic” o chinches infectadas con un parásito entran en contacto con ojos, boca o lesiones cutáneas abiertas. 

Algunos de los síntomas que pueden llegar a presentarse son fiebre, fatiga, pérdida de apetito, dolor de cabeza y vómito.

Existen, sin embargo, otras formas de infección como transfusión sanguínea, trasplante de órganos y la contaminación congénita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here