Los Palma, de gran trascendencia en la historia de la industria galletera

0
161

Gustavo Palma funda en la década de los 30’s una fábrica de galletas. Sus productos logran popularidad, pero 50 años después desaparece 

Por alguna razón la familia Palma es poco recordada en la actualidad, y sin embargo fue una de las familias de gran trascendencia en el ámbito Industrial en el Yucatán del ayer.

Gustavo Palma Manzanilla fue  el fundador en la década de los años 30 de la Galletera Palma, cuyo sabor tan especial de sus productos aún está en la memoria de los yucatecos que tuvieron la oportunidad de disfrutar de los globitos con sabor a mantequilla y las doraditas  galletas de soda que en su momento alcanzaron gran popularidad, aunque lamentablemente la fábrica no logró sobreponerse a una época de crisis que en la década de los ochenta, le llevó a vender sus activos a Vicente Erosa, quien a su vez los vendió a la conocida galletera Gamesa que la trasladó a la Ciudad Industrial.

Del matrimonio que formó Gustavo con Martina Lizama Manzanilla, nacieron sus hijos Gustavo, José Concepción, Rafael, Elsie y Mildred, y entre los 14 nietos de este industrial en el ámbito de la industria alimenticia se destaca S. E. monseñor José Rafael Palma Capetillo, el obispo auxiliar de Xalapa, hijo de Rafael Palma y Miriam de los Ángeles Capetillo Casares, al igual que Miriam, María Angélica, Roxana y Ricardo.

Al respecto, José Carlos Palma Pérez, hijo de José Concepcion y María del Carmen Pérez Alcocer, destacó en un comentario a través de las redes sociales, que su primo, el padre Rafael, le platicaba que la fábrica se fundó en 1930 cuando el abuelo de ambos, Gustavo, adquirió la Fábrica de Galletas “La Unión”, que se encontraba en la García Ginerés.

José Carlos recordó que la fábrica se encontraba en la calle 52 x 67, donde vivía su abuelo con su familia, ahora el predio es ocupado por una sucursal de Super Akí, mientras que también se contaba con un expendio donde se vendían galletas sueltas y en latas, que se encontraba en la 69 x 52 A.

—Se compró la maquinaria automatizada, tipo banda transportadora, en Ohio, US, que era lo más moderno de la época. También se contaba con un horno antiguo donde se fabricaba otro tipo de galletas. La variedad de productos incluía globitos, bizcochitos, soda, animalitos, aviones y ahí se fabricaban manualmente también los charritos como los que hace Herrera en la actualidad —abundó José Carlos, quien es hermano de Katina y José Concepción Palma Pérez, este último en la actualidad sigue en el ámbito empresarial con la fábrica “Cocinas integrales Palma”.

También recordó que las Galletas Palma se surtían en el interior del estado, además, de Campeche, Quintana Roo y Tabasco, y esto se hacía con equipo de reparto propio, algo complicado para la época por el estado de las carreteras y las pangas que se utilizaban para llegar hasta Villahermosa y Ciudad del Carmen.

La empresa dio trabajo a mucha gente, cuando no había casi industria en Yucatán. “Finalmente fue vendida al Vicente Erosa quien a su vez la vendió a Gamesa, quienes cambiaron el concepto de galletas,la dotaron de maquinaria nueva y la trasladaron a la Cd Industrial. Hoy por alguna razón se conserva la razón social de Galletas Palma S.A”, abundó.

En otro comentario, Carlos Pérez, recordó que trabajó 43 años en la empresa, mientras que otros extrabajadores recordaron que en la empresa laboraba Ligia Palma Fisovich, a quien identifican como nieta de Gustavo, cuyo nombre también llevó un hermano suyo. Por cierto que revisando los periódicos de antaño resultó que Ligia Beatriz Palma Fisovich, fue la reina del carnaval de Mérida en el año de 1974   siendo su compañero el Rey Feo, Pompidú I, (José Vinadé).

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here