Los Diablos se llevan la serie del Kukulcán y prologan mal momento melenudo

0
17

En el Campeonato de Primavera 2018, en camino a su cuarta estrella, los Leones tuvieron récord de 30-2 cuando ganaban luego de cinco entradas, de 33-0 al estar al frente después de seis actos y de 35-0 cuando aventajaban al rival tras siete episodios.

Los melenudos están lejos actualmente de tener un bulpén de ese nivel y de jugar el beisbol completo que los llevó a dos lideratos de la Zona Sur hace un año.

Como José Samayoa en la noche inaugural, Yoanner Negrín se encaminaba a su primera victoria de la temporada, pero una sexta entrada de pesadilla, en la que se combinaron una pifia del torpedero Walter Ibarra y otro titubeante relevo, permitió a los Diablos apuntarse su segunda serie consecutiva en el Kukulcán, donde habían perdido mucho en los últimos años, y prolongar el difícil arranque de temporada de las fieras, que cayeron a 1-5 por primera vez desde 2014.

La expulsión y fuerte reclamación de Jorge Flores en la novena entrada fueron el fiel reflejo de la frustración que se vive en la cueva. Luego de que el ompáyer Daniel Toledo le cantó el tercer straic para el segundo aut, Flores protestó y tras ser enviado a las regaderas, apuntó el bate en dirección a Toledo y su reclamación incluyó patear tierra al plato. Fue la segunda expulsión para las fieras en el año; en Monterrey botaron al couch de pitcheo, Octavio Álvarez.

Fue la misma historia de noches anteriores para las fieras: batearon más imparables que el rival (9-6), llegaron con ventaja a la parte final y encontraron la manera de perder, lo que no se veía en este equipo desde la campaña de 2014, la última en que no fueron a playoffs.

Negrín colgó sin mayor problema cinco argollas –el México llegó a 14 episodios seguidos sin timbrar-, pero en la sexta todo se vino abajo. Luego de tolerar doble productor de Japhet Amador con un aut, el cubano fue removido y Sergio Alvarado, el zurdo de 20 años, ingresó al centro del diamante –Óscar Félix, normalmente el zurdo principal en el relevo, está fuera del róster por un problema físico. Alvarado llevó a la cuenta máxima a Oswaldo Arcia antes de darle pasaporte para llenar la casa. 
Andrés Ávila entró al relevo y David Vidal conectó un batazo por las paradas cortas que el normalmente confiable Ibarra no pudo controlar y el México tomó ventaja. Tras ponche a Emmanuel Ávila, el derecho le puso un lanzamiento cómodo a Jorge Cantú y un elemento de la experiencia del “Bronco” no desaprovechó y sacó un batazo perfectamente colocado, pegado a la raya del bosque derecho, que se convirtió en el doble de tres carreras de la diferencia.

Ávila es una de las interrogantes en el bulpén selvático. ¿Qué pasa con un lanzador que es seleccionado nacional, que tiene amplia experiencia como cerrador, que viene de sólida campaña en la Mexicana del Pacífico y fue uno de los brazos confiables de Yucatán el año anterior? En cada una de sus tres salidas permitió daño en momentos clave, aunque anoche pitcheó mejor y en un acto y dos tercios permitió un imparable y ponchó a dos sin dar base por bolas.

El bulpén y bateo oportuno no han apoyado al sólido pitcheo de Yucatán y la noche del jueves fue el ejemplo más reciente. Los locales se fueron de 14-3 con corredores en posición de anotar y dejaron a nueve en los senderos. Sencillo de Dustin Geiger (6) produjo la de la quiniela en la primera y en la sexta los rugidores respondieron con dos, que entraron por wildpitch –anotó Luis Juárez-, y sencillo de Walter Ibarra, tras un gran turno, en el que aguantó los piconazos del zurdo Fabián Cota y llevó la cuenta a lo máximo, antes de su hit. Ibarra (4-3) se lució con la majagua por segundo encuentro en fila, demostrando que es un jugador que hacía falta en el lineup y que será clave para que el conjunto repunte.

Luego de que José Juan Aguilar dejó a dos en base con elevado al derecho para poner fin a la sexta, Yucatán no pudo llevar al plato desde tercera a Flores en la octava y Aguilar se quedó en primera, suspirando por un gran batazo que nunca llegó en la novena. Los selváticos, que empezaron la jornada como los líderes de ponches en la Liga, sorbieron siete chocolates más para llegar a 58, tres de Flores.

El triunfo fue para Octavio Acosta (2-0), quien transitó cinco actos y un tercio, y la derrota fue para Negrín. Pedro Beato logró su segundo salvamento.

Maikel Cleto y Norman Elenes, quien salió de un atolladero en la novena, relevaron bien, y ese es uno de los positivos que se lleva el equipo de Luis Carlos Rivera.

Los Diablos no sólo se agenciaron su segunda serie en fila en el parque de la Serpiente Emplumada, donde perdieron 18 de 27 previo a esta serie, sino que ahora superan 29-27 a las fieras en su serie particular desde 2011. Esta noche, a partir de las 20 horas, las fieras comenzarán la búsqueda de su primera serie al recibir a los “hermanos” de los infernales, los Guerreros (5-1), en gran momento, luego de llevarse dos de tres en Cancún ante los Tigres.

Desde la cueva: César Valdez recibirá a los bélicos, por los que escalará la loma el ex yanqui de Nueva York, Esmil Rogers (1-0)… La entrada oficial al Kukulcán fue de 11 mil 983, en partido que duró 3:46… Juárez se fue de 3-2 y dejó su porcentaje en .360. 

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here