La verdad sobre los pasadizos subterráneos en el Centro Histórico de Mérida

0
20

Durante años, se ha mantenido viva la leyenda urbana sobre la existencia de pasadizos subterráneos secretos en el Centro Histórico de Mérida. Según la historia, estos túneles conectan las principales iglesias de la zona con la Catedral de San Idelfonso.

Aparentemente, estos sitios fuero construidos durante los primeros años de la ciudad. Se dice que algunos miembros del clero los usaban para sostener relaciones sexuales con monjas, que, a su vez, se practicaban abortos y arrojaban los productos en esos pasadizos.

Sin embargo, especialistas en arqueología y espeleología han señalado que esto se trata de un mito, pues no se han encontrado estos supuestos túneles debajo de los templos ubicados en el primer cuadro de la ciudad.

El arqueólogo e investigador del Centro INAH-Yucatán, Alfredo Barrera Rubio explicó que, si bien han sido hallados tramos subterráneos en algunos predios del Centro Histórico, estos no están conectados con templos, ni forman una red de pasajes subterráneos.

El experto dijo que en el lugar donde se encontraba una empresa de fotografía, ubicada en la calle 62 por 63, se comprobó la existencia de una caverna.

Asimismo, en excavaciones realizadas en un predio ubicado en la esquina de esa misma calle, conocido como Casa de los Ladrillos, se hallaron otros túneles.

La hipótesis más validada por especialistas es que estos sitios funcionaban como bodega o almacén para alimentos, vinos y otros insumos.

Al respecto, el espeleólogo Sergio Grosjean Abimerih comentó que todo parece apuntar a que los túneles fueron hechos por los primeros pobladores de la ciudad maya de T´Ho, donde se fundó Mérida, para sustraer materiales que les permitieran construir sus casas y edificios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here