Indigentes y limosneros, problemática social diaria en Mérida

0
438

Indigentes y limosneros utilizan el centro histórico de Mérida como su principal área para sustento económico; apuestan por compasión y solidaridad de los transeúntes.

Indigentes aseguran que recurrieron a pedir limosnas en las calles puesto que son abandonados por su familia, otros por el contrario, piden limosna para llevar comida a sus hogares, mientras algunos piden limosna ya que alguna discapacidad no les permite trabajar en establecimientos.

Afirman no recibir apoyos gubernamentales, y que solo viven de lo que algunos peatones pueden ofrecerles.

En época de frío, las calles son un martirio para ellos ya que cuentan con muy pocas prendas que los protejan del clima y en muchas ocasiones no tienen un techo donde protegerse de lluvias y sol.

Policías del centro histórico aseguran que por su parte no se les niega la estancia a pedir limosna en las calles, pero que dan un mal aspecto del centro, ya que el mismo se ha convertido en un parador turístico de suma importancia.

En opinión de algunos peatones aseguran sentirse acosados por los indigentes, ya que en una sola calle han podido encontrar hasta más de 5 personas pidiendo dinero.

Estudios realizados por el INEGI aseguran que la mayoría de la población indigente son adultos mayores de más de 65 años de edad.

La catedral, el parque central, los bajos del palacio de gobierno y el ayuntamiento, son los lugares preferidos por estas personas para pedir limosna, ya que es ahí donde el flujo de la gente más recurrente.

Algunos indigentes aseguran recibir más apoyo en épocas como diciembre y enero, ya que durante las fiestas de fin de año las personas suelen regalarles no solo algunas monedas, sino que también prendas. Pero así mismo piden ser apoyados todo el año, ya que para ellos la vida no solo es complicada durante las fiestas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here