¿Has visto estos insectos últimamente? Te explicamos porqué han aparecido en Yucatán

0
46

MÉRIDA, Yuc.- Las mariposas no son la única especie que se ha visto de nuevo en Mérida y otras zonas de Yucatán, ya que han reaparecido insectos como el abejón de mayo y el escarabajo verde de junio.

Las lluvias recientes han hecho posible la salida de estos dos insectos conocidos popularmente, en el caso de los abejones de mayo como ronrón, jicotillo o chicotes y en el caso del escarabajo verde lo llaman mayate en otras zonas de México u otros países. 

Abejones de mayo

Los llamados abejones de mayo surgen con el regreso de las lluvias.

Las hembras de este tipo de escarabajo depositan sus huevos y de ahí sale una pequeña larva que es muy distinta al adulto pues no tiene alas.

Estas larvas viven en la madera en descomposición, bajo la tierra o, bien, en restos orgánicos y hojarasca sobre el suelo. 

Finalmente, al cabo de casi un año, se transforma en pupa, la cual es un estado que se llama de “latencia”, porque el animalito no come y apenas se mueve. Abejones de mayo.

Sin embargo, está en un proceso de transformación total: se forman las alas, se desarrollan los ojos y las patas que tendrá cuando sea un adulto.

Cuando llega la lluvia las pupas se transforman en los abejones de mayo, que revolotean cerca de las luces, se estrellan contra las paredes y golpean los vidrios.

Esto señala que ya son adultos. Algunos biólogos calculan que los adultos voladores pueden vivir hasta tres meses, protegidos y ocultos entre la vegetación de un bosque, por lo cual son muy importantes para el ecosistema.

Escarabajo verde de junio

El escarabajo verde de junio también aparece con las lluvias. Las larvas del mayate crecen hasta 5 centímetros y a menudo se crían entre el estiércol bovino que es su fuente de alimento.

Este hermoso insecto, cuando es adulto llega a medir de 2 a 3.4 centímetros.

Están activos durante el día, con frecuencia a la sombra de árboles, buscando dónde colocar sus huevos y esperar pareja.

No es venenoso, no pica y en realidad es conocido por su peculiar torpeza, pues muchas veces vuelan tan rápido que chocan con la pared y caen de espaldas en el suelo al grado de ser incapaces de levantarse.  Escarabajo verde de junio.

El sonido de los mayates al zumbar es muy parecido al del abejorro, ya que no necesitan abrir los élitros, o alas anteriores.

Hoy en día, existen campañas que buscan salvar a este pequeño escarabajo, que además es endémico de América del Norte.  

El mayate ayuda al reciclaje de la materia y es necesario para oxigenar la tierra, por lo menos en las regiones en las que aparece cada año. En Internet hay campañas para proteger a este insecto.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here