Fumigación arrasa con abejas en Yucatán.

0
540

La Sagarpa señala que llevará acciones concretas para evitar futuros casos como en el de Dzonot Carretero, donde sembradíos y colmenas de abejas murieron debido a la fumigación área por parte de un empresario; las medidas van con la comunicación.

Manuel Antonio Estrada Canto, encargado del área apícola de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), opinó que es lamentable la pérdida de colmenas en el poblado de Dzonot Carretero por una fumigación con productos nocivos y una preocupación mayor para la organización.

“Ante ello nosotros estamos conjuntando las áreas responsables, en el caso de la agricultura, para que todo estos detalles se vayan checando, especialmente si son insecticidas que están autorizados y si se aplican con la tecnología y metodología necesaria, igual si están haciendo de conocimiento a las comunidades que, creo que es el caso, y tratar de llegar a un entendimiento, tanto de la agricultura como de la ganadera, en este caso de la apicultura”, mencionó.

Agregó que si se conjuntan, se van a evitar este tipo de problemas. “Porque podríamos tomar muchas medidas, en teoría,  checar si los insecticidas que están utilizando no son tan dañinos para las abejas, quizás en la metodología en que se use, tal vez no sea tanto por vía aérea o utilicen insecticidas utópicos, llegar a un entendimiento, pero sobre todo, que los apicultores estén informados de que hay un área agrícola y que van a utilizar este tipo de productos para que puedan tomar las medidas de prevención”.

Mencionó que esta situación es condenable, ya que afecta a los apicultores. “En Sagarpa tenemos la regulación de los usos de agroquímicos en la agricultura, pero realmente, cuando cae una situación de esta,  yo he ido a reuniones con apicultores, es también las otras autoridades. Si yo tengo un daño a mi patrimonio y me tengo que defender e ir con alguna autoridad. Entonces nosotros sí entramos como valuadores, si algún ministerio público no los ha solicitado nuestro dictamen técnico”, mencionó.

Ante ello, dijo que hay dos cosas importantes: “Primero que las áreas que regulan esto, entren en funciones, pero si ni siquiera tienen el permiso de la Sagarpa para aplicar el tipo de insecticidas, ya llevas un caso perdido y el segundo punto es que se tiene que respetar las reglas que la institución indica”.

Sobre el caso de Dzonot Carretero, en Tizimín, indicó que no ha habido un acercamiento a la organización, pero se está a tiempo de tener una comunicación con ellos y ver de qué manera poder ayudar.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here