Estrenan película mexicana ‘El peluquero romántico’ en Yucatán

0
332

“¿En qué piensa un peluquero cuando no está cortando el pelo?” es una de las premisas de la película mexicana El peluquero romántico, estrenada este 26 de julio en Yucatán, en la sala de cine del Teatro Armando Manzanero como parte del programa Polos Audiovisuales. 

“Significa mucho para el cine yucateco que se vea que hay público y que llena salas que hay interés por ver películas mexicanas y de cine independientes”, expresó Emmanuel Tatto, coordinador de Polos Audiovisuales en Yucatán, al dar la bienvenida a los asistentes. 

Recordó que Polos Audiovisuales es un programa nacional que forma parte del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) y su objetivo es abonar en la formación cinematográfica desde las regiones. El programa, además de Yucatán, está en Zacatecas, Durango, Hermosillo, entre otros.

“Consumimos entre el 90 y 95 por ciento anual de cine norteamericano, y el resto, entre el 5 y el 10 por ciento, nos lo dividimos en México y el resto del mundo. Es un gran negocio al que no podemos entrar. Los productos que, como esta película, que hablan sobre quienes somos, sobre identidad, no tienen cabida en este mundo comercial”, comentó el director de la película, Iván Ávila Dueñas quien estuvo presente en la proyección, al igual que la directora de arte, Ivonne Fuentes.

El peluquero romántico es el retrato de Víctor, un peluquero de 38 años que acaba de perder a su madre, con quien vivía y le va al Atlas. Es una película con diálogos genuinos y simples, las imágenes desarrollan lentamente la trama de una persona común, a través de la contemplación de la vida cotidiana, las mañas y amigos del personaje interpretado por Antonio Salas, para al final terminar haciendo casi lo mismo en otro país. 

“Es una persona que no es capaz de irse a Acapulco pero termina en Río de Janeiro”, apuntó el director durante la sesión de preguntas y respuestas con el público.

La película se estrenó recientemente en la Cineteca Nacional de México, aunque el primer guión se terminó hace diez años y se filmó en siete semanas en México y una en Río de Janeiro. “Si quieres dedicarte al cine, tienes que tener paciencia zen”, bromeó Ávila Dueñas.

Un asistente preguntó sobre la ambientación de la película, pues no queda claro el año en que sucede la historia pero sí hay detalles retro. A lo que contestó que su intención era crear un ambiente atemporal de la casa y la peluquería, un lugar neutro y reconocible. 

“La peluquería es una especie de metáfora. Todos los elementos que hay ahí lograron librar la obsolescencia programada: el sillón, los peines, las tijeras, la navaja, las cosas no se echan a perder”, agregó.

La directora de arte, Ivonne Fuentes, apuntó que buscaron casas que estuvieran detenidas en el tiempo en colonias de la Ciudad de México para buscar locación y rentar algunos objetos de los años setentas y ochentas y que formaran parte de la decoración de esas casas. 

“Es muy focalizada en el personaje de Victor, no hay una sola escena donde no salga o muy pocas. Tenía la intención de mantener lo más cercano a él para irlo conociendo poco a poco, la gente entienda sus mañas. Sabemos que es mentiroso, flaquea de ciertas cosas”, explicó. 

Técnicamente, está filmada en 35 mm, un formato que se utilizaba hasta hace 15 años; la parte de Brasil se filmó en digital, y el final en 16mm, un formato todavía más antiguo que da la sensación de granulado. La técnica corresponde a la intención creativa de cada parte de la película.

Finalmente, el director comentó que la película estará disponible en streaming próximamente.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here