Este fin de semana aprovecha para conocer Ek’Balam, un sitio único en Yucatán

0
248

Si vives en Yucatán y te gustaría conocer una zona arqueológica diferente a Chichén Itzá y Uxmal, puedes visitar Ek’ Balam un sitio que por sus características no se parece a algún otro.

Tras su rescate desde 1994, este lugar muestra una arquitectura y decoración bastante singulares y que, hasta ahora, se desconocían por completo.

Los edificios restaurados hasta el momento tienen una enorme variedad de elementos decorativos, ya que algunos de ellos provienen de regiones culturales como el Petén, el Puuc, la costa oriental de Quintana Roo, así como del Río Bec y Chenes, en Campeche, o son semejantes a ellos.

Tras su rescate desde 1994, este lugar muestra una arquitectura y decoración bastante singulares. (Foto: contexto Internet)

Esta variedad de características lo hace un sitio único, ya que ha tomado ciertos elementos de todos los estilos mencionados y los ha combinado con otros propios, de manera que ha resultado un estilo completamente nuevo.

Cabe señalar que en uno de los edificios de Ek’ Balam fueron halladas varias ofrendas y entierros.

Entre las inhumaciones destaca la de un infante, que fue depositado en el interior de una olla que se tapó con un plato y en el interior se colocaron como ofrenda dos orejeras y varias cuentas de jade, seguramente pertenecientes a alguno de los padres del fallecido.

En uno de los edificios fueron encontradas ofrendas. (Foto: contexto Internet)

En la zona también hay un juego de pelota y en sus estructuras se han encontrado elementos muy importantes, como una ofrenda formada por más de 90 vasijas y numerosas pelotitas de piedra quemada. 

En el juego de pelota se recuperaron dos tapas de bóveda pintadas, ambas con una representación del dios K ó K’awil y con las inscripciones que indican que pertenecían a la casa de un señor llamado Tz’ib’am Tum, quien pudo haber sido otro Ahaw (gobernante) de Ek’ Balam.

En la zona también hay un juego de pelota. (Foto: contexto Internet)

Ek’ Balam tiene una larga historia de desarrollo, pues -hasta ahora- hay evidencia de ocupación desde el preclásico medio (600- 450 a.C.) aunque la  mayor actividad constructiva parece haber tenido lugar a lo largo del periodo clásico (250- 1200 d.C.).

Durante el posclásico (1200 -1450 d.C.) solamente se edificaron pequeñas plataformas, altares y adoratorios miniatura; también se reutilizaron las estructuras existentes.

En este sitio también hubo un asentamiento colonial, donde se encontraron restos e varias construcciones y entre ellas la de una capilla de ramada o capilla de indios, como se les conocía antiguamente.

El lugar tiene una larga historia de desarrollo. (Foto: Contexto Internet)

Cabe señalar que en lengua maya yucateca, Ek’ Balam se traduce literalmente al español como «jaguar obscuro o negro», aunque la gente de la región lo interpreta como «lucero-jaguar».

¿Cómo llegar?

Si te encuentras en la ciudad de Mérida, el recorrido es de aproximadamente dos horas, la ruta es seguir hacia el municipio de Valladolid y de ahí el sitio arqueológico se encuentra a 25 kilómetros, pasando el poblado de Temozón.

Se puede ir en taxi colectivo desde Valladolid, el cual cuesta cerca de 15 pesos por persona y 5 veces más si deseas un viaje privado.

Para los mexicanos el precio del acceso a la zona arqueológica es de 133 pesos y para los extranjeros, 193.

Los primeros deben mostrar credencial de elector para identificarse como turistas nacionales.  Los domingos el acceso es gratuito para turistas nacionales.

El horario es de lunes a domingo de 8:00 a 17:00 horas. Todos los días del año.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here