Es peligroso asumir que la pandemia se termina, alerta OMS

0
157

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que es peligroso suponer que la variante ómicron anunciaría el final de la fase más aguda del COVID-19, y exhortó a los países a mantenerse concentrados en vencer la pandemia.

«Es peligroso asumir que ómicron será la última variante», dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus en una reunión del consejo ejecutivo de la OMS sobre la pandemia de dos años que ha matado a casi seis millones de personas.

«Por el contrario, en el mundo las condiciones son ideales para que surjan más variantes».

Aunque ómicron ha disparado el total de casos a casi 350 millones, su impacto menos letal y la creciente prevalencia de las vacunas ha llevado en algunas partes a pensar que lo peor de la pandemia puede haber pasado.

Tedros, el primer jefe africano de la OMS que se presenta sin oposición para un segundo mandato, instó a la disciplina y la unidad en la lucha contra el coronavirus.

«La pandemia de COVID-19 está entrando en su tercer año y nos encontramos en una coyuntura crítica», dijo antes en una conferencia de prensa. «Debemos trabajar juntos para poner fin a la fase aguda de esta pandemia. No podemos dejar que siga prolongándose, tambaleándose entre el pánico y la negligencia».

Los países deben maximizar las estrategias y herramientas ya disponibles, como las pruebas y la inoculación, para que la emergencia sanitaria mundial termine este año, dijo.

La candidatura de Tedros para un segundo mandato recibió un impulso cuando la OMS archivó una decisión sobre la petición de su Etiopía natal de investigar acusaciones de vínculos con fuerzas rebeldes.

Tedros dijo a los miembros de la junta que estaba buscando una revisión del modelo de financiación de la agencia, con Alemania ahora como el mayor donante, reemplazando a Washington que había acusado a la OMS de sesgo prochino bajo el gobierno del expresidente Donald Trump.

Estados Unidos se resiste a una propuesta de financiación que haría más independiente al organismo sanitario de la ONU, lo que plantea dudas sobre el apoyo a largo plazo del gobierno del presidente Joe Biden.