En Mérida, Nelia realiza ositos con ropa de difuntos COVID para nunca olvidarlos

0
59

“Probablemente sea el único recuerdo de la persona que ya no está presente”, revela Nelia

Para Nelia Braga Méndez todo comenzó en 2017 cuando una de sus amigas cercanas perdió a su bebé y entonces le pidió el peculiar favor de hacer un osito de peluche con la ropita que el infante había utilizado. Con el paso de los meses, su popularidad fue creciendo de boca en boca y otras mamás, que habían perdido a sus hijos, la contactaron para que les realizará un osito de peluche con las ropitas que habían quedado.

“Pues obviamente te causa un sentimiento saber que es de una persona que ya no está y tras de esta prenda hay una historia…”, señala la entrevistada.

Es preciso mencionar que estos ositos no son precisamente por bebés que han fallecido, sino que también recibe pedidos de madres de familia que desean conservar las primeras ropitas de sus hijos de una manera particular convirtiéndolas en estas piezas.

Remarca Nelia que quienes realizan este tipo de trabajos deben tener mucha fuerza emocional, porque “quizá se está trabajando con el único recuerdo que se va a tener de esa persona”.

Ositos para recordar a familiares que fallecieron por COVID-19

“A raíz de que llega la pandemia, me comienzan a localizar para hacer ositos de personas que partieron, lamentablemente, por COVID”, comenta.

Comenzó a trabajar con prendas de personas fallecidas a causa del coronavirus en julio de 2020. Suma hasta el momento entre 60 y 70 ositos de peluche únicamente de personas que han perdido la batalla contra esta enfermedad.

“Y pues obviamente ya no es un osito por familia, sino son 5 o 6, porque (…) estas personas no tienen manera de ir a despedirse de su familiar y cerrar ese capítulo en la vida”.

La entrevistada señala que no había querido hacer este proyecto público ya que existen personas que no comulgan con la idea de aferrarse al recuerdo de seres queridos ya difuntos, sin embargo, se animó a publicar su trabajo gracias a que una colega de otra entidad hizo lo propio en sus redes sociales.

Obtuvo una gran respuesta

La reacción de quienes habían adquirido sus “memory bears” en Mérida fue positiva para Nelia, ya que en su facebook personal recibió comentarios de agradecimiento porque con su trabajo ayudaba a sobrellevar el duelo de quienes habían perdido familiares cercanos o amigos por COVID-19.

“Empezaron a comentar que nos recomendaban mucho porque era una manera en la que nosotros lográbamos apoyarlos”, remarca Nelia.

“Es que te quiero pedir un favor especial”: la historia que marcó a Nelia durante esta pandemia

Una amiga de la entrevistada, a quien le había confeccionada distintas piezas anteriormente, la contacta diciéndole:

“Es que te quiero pedir un favor especial, (…), fíjate que acaba de fallecer mi cuñado, el hermanito de mi esposo y necesito que me apoyes haciendo unos ositos para toda la familia, porque no tuvimos oportunidad de despedirnos de él”.

Nelia Braga resalta que fue muy impactante este pedido, porque como artesana había realizado ositos para personas desconocidas, pero ahora se enfrentaba a realizar piezas con la ropa de una persona a la cual conoció y con quien convivió en distintos momentos de la vida.

El pedido no fue uno, sino dos lotes, porque más familiares del difunto también quisieron conservar un recuerdo de él a través de estos ositos. Incluso, la artesana comenta que un “memory bear” de esta entrega llegó a manos de quien fue pareja del joven fallecido.

“Yo ni sabía que él existía y cundo me pública en mi Facebook unas palabras tan bonitas donde me decía que le había servido (el osito de peluche) de una manera reconfortante emocionalmente a raíz de todo esto, la verdad me llegó mucho su historia y si me impactó mucho (…) porque veo como todos en esa familia quieren tener un recuerdo de quien era la luz en esa casa…”, relata Nelia.

El osito del recuerdo para su propio hijo

De igual forma, la artesana reveló que en 2019 su abuelita estuvo grave en el hospital y como coincidencia, también su hijo, quien es un bebé, fue hospitalizado por una fuerte enfermedad. Ambos tenían fuerte lazo emocional que, aunque no se expresara con palabras, si era notorio para la familia el afecto que se tenían.

“Mi abuelita siempre me preguntaba por él y quería verlo, pero a ella también la tenían aislada”.

La también profesora de preescolar, aclara que su abuelita no falleció por COVID-19, pero que en el persona médico que la atendía la mantuvo aislada hasta la fecha de su muerte.

“(El bebé) no tuvo ni oportunidad con un besito de despedirse de ella”, comenta la entrevistada.

Tras el lamentable hecho, el pequeño tomó dos pijamas de la abuelita y comenzó a utilizarlas como sábanas, pero Nelia decidió convertir una de ellas en un osito de peluche para que su hijo siempre tenga presente a su “mamá”.

” Para mi hijo, ese oso, tiene un significado enorme; para él es su compañía y todos los días, para dormir, me pide su sábana, su leche y su osito (…) él está consciente de que, tanto la sábana que en realidad es una bata y su oso eran de su abuelita”.

Proceso de elaboración

Primeramente se crea el contacto con el cliente y, si el pedido es en Mérida, procede Nelia junto a su esposo a recolectar la prenda. Al momento de obtenerla se sanitiza debidamente y se coloca en una bolsa, para iniciar un proceso de desinfección que dura entre 24 y 36 horas.

Tras el primer paso, la prenda se divide en partes y se le coloca una entre-tela para darle rigidez a la pieza.

El acto siguiente es colocar la prenda sobre los moldes y rellenarlos para luego costurar cada parte. Cabe destacar que el material de relleno es fibra de seda hipoalergénico.

Y para finalizar se le colocan detalles como los ojitos, la nariz, y últimamente, dice Nelia, les han pedido que se le coloque algún mensaje para recordar con más cercanía a la persona que ha partido. Posterior a ello se terminan de coser a mano las partes que quedasen abiertas.

Para la entrega, se coloca el osito en una bolsa o caja peluchera; se coloca una nota de agradecimiento por confiar a Nelia una prenda tan importante para el cliente y las recomendaciones de lavado para que la pieza perdure.

Tras concluir el proceso, se contacta de nuevo al cliente para pactar la entrega del osito y junto con él van los retazos de tela que han sobrado, pues para Nelia cada encargo es especial y debe realizarse de manera respetuosa por todo el significado que lleva consigo.

Cabe señalar que la elaboración y entrega de los ositos tiene una duración aproximada de una semana.

Para concluir, Nelia reveló que justo ahora se encuentra realizando una muñeca que tendrá integrada una caja de voz. Se trata de un pedido nuevo y único ya que jamás se ha realizado una pieza interactiva como esta en Mérida.

“Vamos a realizar una muñeca con un vestido de la abuelita de la niña que falleció hace unos meses por COVID, pero la abuelita antes de fallecer le dejó un mensaje grabado a su nieta y me pidieron de favor que yo le incluya una caja de voz para poner ese mensaje”, comentó para finalizar.

Para contactar a Nelia

Facebook personal: Nelia Braga Méndez

Número de celular: 9992320596

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here