Ellos formaron a 86 ‘guardianes del agua’ para cuidar el anillo de cenotes en Yucatán

0
275

Estudiantes universitarios crearon hace seis años una organización civil dedicada a la preservación del agua en Yucatán con una prueba piloto en la localidad de Tekit; actualmente han capacitado a 86 jóvenes que ahora son «guardianes del agua» en seis municipios que forman parte de la reserva estatal geohidrológica del anillo de cenotes.

«El objeto como tal del proyecto es reducir la contaminación del agua (…) nosotros creamos diferentes procesos de educación socioambiental en las comunidades donde hacemos partícipes a las comunidades, que de hecho es parte de la innovación, involucrar a la gente de la comunidad para construir con ellos estrategias o acciones que puedan ir acorde a las necesidades de la comunidad», declaró Yamili Maritza Salazar Ucú, directora general de la organización civil Guardianes del Agua.

La directora señaló que estos trabajos se encuentran dentro de la reserva geohidrológica, es decir, en la zona de recarga y que provee más del 70 por ciento del agua de mejor calidad en Yucatán.

Actualmente están buscando un mayor financiamiento, pues han subsistido con base en donaciones pero aún necesitan más fondos para poder comprar el equipamiento necesario para mayores trabajo de monitoreo de calidad del agua.

Se trata de un grupo de 31 jóvenes que brindan capacitaciones con la metodología de la asociación Global Water Watch, dedicada a la formación para el monitoreo de calidad del agua en zonas urbanas y rurales para una adecuada gestión de recursos hídricos.

Salazar Ucú explicó que han trabajado en Ucú, Homún, Tecoh, Acanceh, Cuzamá y Tekit, y en septiembre iniciarán en Seyé. El objetivo es dejar a ‘guardianes’ que se encarguen de monitorear los niveles de contaminación en el agua de sus comunidades, con técnicas aprendidas a través de capacitaciones.

«Lo que queremos crear son guardianes, agentes de cambio en cada comunidad y pues sí ha sido un proceso bien difícil la verdad, pero también con algunos resultados que podemos decir hoy en día que están generando un cambio».

Sin embargo, aunque en todos los municipios donde han brindado servicios de capacitación se ha logrado dejar a vigilantes del agua, los mayores casos de éxito según la directora de la organización son Acanceh, Cuzamá y Tekit.

«En Tekit incluso los chavos se organizaron y formaron su primer colectivo (…) que es uno de los resultados más importantes que tenemos porque al final el proceso de información, educación y todo lo que se les ha dado, ha logrado (que puedan) conformar su primer grupito de chavos que trabajan en pro del medio ambiente en su comunidad».

Este colectivo diseñó botes de basura con materiales reciclables, así como limpia de cenotes. Mientras que en Cuzamá los guardianes trabajaron con los niños, hicieron actividades con ellos de concientización ambiental y juntaron a madres de familia para hacer una limpieza de cenotes con sus hijos.

En total se cuenta con una red de más de 100 jóvenes, tanto de los que forman parte de la organización que han sido capacitados como facilitadores socioambientales, como los que se involucran en los talleres.

Este sábado visitaron Acanceh y Tekit para continuar con trabajos de monitoreo. Los miembros del colectivo formaron parte de la Universidad Marista, la Autónoma del estado (Uady) y el Instituto Tecnológico de Mérida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here