El secreto tras regalar una flor y la importancia de sus conceptos

0
70

En tiempos donde las expresiones y estados emocionales se muestran y comparten públicamente por redes sociales, resulta increíble que antiguamente los sentimientos se mostraran pero no se hablaran de manera clara.

En compensación, empleaban flores para relacionarse. De ahí la expresión “di algo por medio de una flor”.

El hecho de que varias flores poseen algún simbolismo no tiene nada de nuevo para la gran mayoría de las personas, una rosa roja expresa “te amo”, a quien se le obsequia una boraginaceae o mejor conocida como nomeolvides, el nombre habla por sí sola y un girasol es señal de felicidad para todos. Siendo estos solo algunos de los ejemplos más notables de lo que logran simbolizar flores y plantas.

A decir verdad, los egipcios emplearon plantas como modelos para varios de sus jeroglíficos, como así también los griegos quienes las utilizaban como medio de comunicación no verbal en aquel entonces.

El lenguaje de las flores logró esparcirse a Europa en el siglo XVII, originándose en el Oriente.

En los harenes de los palacios bajo el dominio otomano, donde existía una compleja práctica en el que las damas del harén lograban comunicarse con el exterior combinando flores. Medio por el cual pudieron enviar mensajes codificados al exterior, dado que no se les permitía salir del harén.

En aquella época Lady Mary Montagu, escritora inglesa, tuvo que viajar a Estambul en 1716, dado que su esposo fue nombrado embajador en la corte otomana, donde descubrió y comprendió el idioma de las flores. En 1718 publicó “Cartas en el Oriente” o “Cartas desde Estambul”, hecho que posibilitó a los europeos conocer la comunicación por medios de las flores y acceder a las áreas más íntimas de la sociedad otomana. 

En aquel entonces existía mayor regulación y no estaba permitido expresarse de manera tan abierta como lo es hoy. Por lo que el idioma de las flores se esparció velozmente, transformándose en toda una tendencia. Particularmente en los círculos superiores, donde determinado entendimiento de botánica e inclinación por las flores y plantas era considerado como apropiado.

El idioma de las flores creció de manera dinámica

Según los expertos de LlevaleFlores, una de las principales florerías en Monterrey, ocasionalmente cierta flor puede manifestar diferentes conceptos, varias de las cuales incluso son absolutamente contradictorias. Por ejemplo; una margarita simboliza por una parte, ¿me amas? y al mismo tiempo, déjame en paz. Por tal razón, era primordial – y en parte sigue siendo similar al día de hoy- que cuando una persona envía flores los pretendientes comprendan la misma jerga floral.

En un inicio solo algunas flores poseían un concepto preciso, gradualmente fueron incorporando más y más, de manera que precipitadamente existieron libros repletos acerca del tema. Puesto que cuanto más complejo se tornaba el idioma, más simbolismos había y mayor era la posibilidad de producir confusiones.

Inclusive, no solo se le otorgó un concepto a cada clase, sino también a la cantidad, colores y a la forma en la en la que se combinaban entre sí. Al igual que el nudo que rodea el ramo o la posición del mismo, un ramo invertido, por ejemplo expresa lo contrario.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here