El PRI, por miedo y desesperación, continúa con la guerra sucia 

0
703

Tras el resultado de las elecciones, el PRI en Yucatán continúa dando “patadas de ahogado” difamando a representantes de los órganos electorales a través de redes sociales, quienes han sentido recurrentes presiones por dicho partido que no acepta la derrota de su candidato Sahuí Rivero.

La voluntad del pueblo determinó que el claro ganador para el gobierno del estado es el panista Mauricio Vila Dosal, quien obtuvo el 39.2% del conteo de los votos, 5 puntos arriba del priista Sahuí.

A raíz de dicho veredicto, el partido tricolor comenzó con una serie de declaraciones descalificativas e incluso agresivas en contra del INE y IEPAC, rechazando que la votación no les favoreció a pesar de haber realizado compra de votos, apropiado de credenciales de elector, intimidación e intervención del gobernador para asegurar su permanencia en el poder.

No bastándoles con eso, se han propuesto confundir a la ciudadanía argumentando que fueron “víctimas en la elección”, cuando históricamente ellos han sido los precursores de la corrupción e impunidad en la historia de México. Desde luego, la gente no cree en las mentiras del PRI, reafirmando que al que quieren como gobernador es a Vila Dosal.

Por su parte, el titular del ejecutivo estatal emitió un comunicado diciendo que su gobierno no ha “metido mano” al proceso lo cual, es muy difícil de creer, pues de manera descarada externó su apoyo a Sahuí durante su campaña y, hasta el momento, continúa entorpeciendo el trabajo del IEPAC haciendo uso de su poder.

El PRI se siente acorralado y no aceptan su derrota. Priorizan el poder y privilegios de su partido por encima de la decisión del pueblo yucateco, quienes han decidido un cambio, una nueva visión que les haga mejorar su calidad de vida y hacer a un lado los gobiernos elitistas, donde sólo se benefician algunos y se olvidan las necesidades de la gente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here