‘El Pepón’ viene «fresco» en búsqueda de más gloria

0
777

Luis Juárez vivió “una de las mejores etapas de mi vida” el año anterior con los Leones. Para el cañonero, el Campeonato de Primavera no pudo ser mejor: monarca de la Liga Mexicana, el premio al Jugador Más Valioso de la Serie del Rey, llamado al Juego de Estrellas y título en el Derby de Jonrones, con memorable exhibición en el Parque Kukulcán Alamo.

¿Qué podrá hacer ahora el Pepón para hacer vibrar a la afición yucateca?

El toletero sabe que en cuanto a expectativas “siempre va a haber muchas”, por lo que simplemente se concentra en hacer bien las cosas y apoyar al equipo, para que todo lo demás suceda. Sentado en una banca al costado del dógaut de los Leones, dijo que “siempre la motivación va a ser la misma, uno mismo, el venir y jugar el deporte que tanto amas, el deporte que me ha dado todo”. Y ahora la motivación es un poco más grande, luego de un invierno de no jugar al rehabilitarse de una operación en la espalda. “Estoy agradecido con Dios por esta nueva oportunidad”, apuntó el sinaloense de 29 años. Una oportunidad que quiere aprovechar al máximo y vivir un ciclo bueno con el conjunto rugidor.

En su regreso al parque de la Serpiente Emplumada, para el arranque del mini campamento, se vio como si nunca se hubiera ido. Físicamente bien y con la fortaleza y entusiasmo que lo caracterizan, repartió batazos fuertes y demostró que ya está en camino a recuperar su mejor nivel y dejar atrás el problema físico que arrastró dos años, tras el primer paso importante después de la recuperación que fue competir con la selección mexicana en el Pre Panamericano de Brasil. “Estuve batallando”, reconoció, pero “estoy libre al cien por ciento para disfrutar y hacer el beisbol que se hacer”. Si hace el beisbol que sabe hacer la afición estará feliz. 

En entrevista con La Jornada Maya, afirmó que “tenemos que ser conscientes de que hay que venir a trabajar, a sudar, a sacrificar y luchar como equipo. Tenemos que unirnos, jugar como lo hicimos el año pasado para poder conseguir otro título”. “No voy a pensar en que quiero ser campeón jonronero o de bateo, a final de cuentas no juego para mí, sino para un equipo, al que apoyaré con todo”, manifestó.

Un título que “se tenía rato buscándolo, y la manera como lo conseguimos, en esos séptimos juegos, que ya ni queremos acordarnos de ellos, fue una de las mejores experiencias que me ha tocado vivir”, expresó. “Y por supuesto, me gustaría volver a saborear esa gloria”.

Apoyo de la directiva

Para que eso pase será fundamental que el astro melenudo esté al cien por ciento y así se siente. “Podemos decir que estamos de vuelta, al cien”, señaló. “Gracias al doctor que vio la cirugía y estuvo siempre al pendiente de mí y a toda la gente que me apoyó, al preparador físico, a quienes estuvieron conmigo en el gimnasio, la alberca y claro, a la directiva, que no hubo momento que me dejara solo, me respaldó y estuvo detrás de mí. Le estaré agradecido por siempre por este grandísimo esfuerzo”.

El Pepón llega “fresco” mental y físicamente, y eso puede ser tan importante como su habilidad para generar ofensiva y producir carreras. Detalló que “fue duro ver los partidos (de la temporada invernal) por televisión, pero a la vez sabía que tenía una responsabilidad mayor que jugar, y era rehabilitarme. Tuve los cuidados necesarios para no recaer y lo más especial fue recuperar tiempo con mis hijos, con mi familia. Eso me ayudó a estar bien más rápido, ya que ellos son el motor para salir adelante”. “No hay excusas”, agregó, “para hacer lo que mejor se hacer. Ahora a esperar a que con ayuda de Dios estemos sanos y listos para jugar”.

El siguiente reto es Japón, con la selección mexicana. “Ese tipo de eventos, de competencias, de equipo, siempre son importantes”, comentó sobre el viaje del Tricolor a Osaka a principios del próximo mes. “Aprendes, disfrutas y también te pueden llegar oportunidades en tu vida. Vamos a estar listos para aportar”. Juárez se siente confiado para la aventura nipona, luego de que en Brasil no tuvo ninguna molestia. Después, “a seguir trabajando y preparándonos para una buena temporada con los Leones”.

En la cueva cree que hay con qué hacer historia, en cuanto a plantel y armonía, la cual, consideró, fue de las claves de la cuarta estrella. “Tenemos gran base mexicana joven, con experiencia, con mucho talento, con ganas de jugar y hambre de ganar títulos, que es lo que se merece la afición. Lo que buscamos es llenar la vitrina de trofeos.

Su mensaje para la afición: “que siga apoyándonos, que nunca duden de este equipo tan grande. Hay momentos buenos y malos, pero a final de cuentas ellos son el jugador diez, siempre van a estar pendientes y hacen su juego. Son un factor muy importante. Gracias por el apoyo y recibirme en esta ciudad tan grande y tan bonita. Se siente bonito llegar y sentir ese gusto y ganas por estar acá”.

Moreno, couch de bulpén

Leobardo Moreno, no Leonardo Muñoz, como se publicó ayer por una confusión, es el nuevo couch de bulpén de los Leones, en sustitución de Salvador Garibay.

El director deportivo David Cárdenas Cortés confía en que los más de 20 años de experiencia del Cholo como lanzador en la Liga Mexicana le darán otro plus al cuerpo de serpentinas y en especial a los zurdos, que ya tienen en Luis Carlos Rivera y Octavio Álvarez sólidos instructores de pitcheo. En su carrera Moreno superó los mil ponches.

Fuente