El flamenco, símbolo de Yucatán, amenazado por cambio climático

0
23
post Image
 

El flamenco del Caribe (Phoenicopterus ruber) se ha convertido en símbolo de Yucatán, el cual ha alcanzado un grado místico y de conexión con la población a través de los años, incluso ha estado presente dentro de la cultura maya, aunque no a la misma altura de otros animales, como es el caso del jaguar.  

Algunas personas, sobre todo habitantes de las costas yucatecas, adoptan el flamenco como un emblema que los representa más allá del ámbito turístico, pintan su figura en las fachadas de sus casas, hoteles, tiendas y demás espacios.  

“Es un ave especial. Se ha convertido en un símbolo estatal…incluso estuvieron presentes en la vida de los mayas, pues ha sido plasmados en algunos sitios mayas de la costa”, indicó Rodrigo Migoya Von Bertrab, fundador del grupo ambiental Niños y Crías A.C, quien ha trabajado en la conservación y estudio del flamenco por más de 15 años.  

Si bien no es una especie en peligro de extinción, es de consideración especial pues actualmente se encuentra amenazada por los cambios climáticos, las lluvias continuas e inundaciones que afectan sus nidos. Sumado a esto, algunas personas trafican con ellos o ejercen un turismo de forma irresponsable; también, ante la falta de alimento tienen que arriesgarse a cruzar carreteras, agregó.  

Esta especie emblemática de la fauna silvestre de Yucatán, indicó, se pueden encontrar en los humedales costeros desde los Petenes de Campeche hasta Isla Holbox, extendiendo su ocupación por temporadas hasta Isla Blanca, Cancún, Punta Allen o la Isla de Cozumel.  

Foto: Alexander Dzib

Amenazas  

La población ha ido en aumento cada año, indicó el doctor en Manejo de Aves Acuáticas; en 1999 la población era de unos 26 mil y en 2015 alcanzaba más de 50 mil; en el 2014 se alcanzó en Yucatán, un número máximo de 20 mil nidos en una sola colonia; sin embargo, esto podría cambiar por varias amenazas humanas y de la misma naturaleza.  

De acuerdo con el especialista, cualquier factor que cause una disminución continua en la población de una especie, constituye una amenaza que puede conducirla a una eventual extinción. Entonces los recientes fenómenos naturales que han impactado a la región, las lluvias, huracanes, inundaciones y demás, que son síntomas del cambio climático, ponen en riesgo a la población.  

En redes sociales se evidenció como muchos flamencos deambulaban por las carreteras con el riesgo de que las atropellen, en búsqueda de alimentos al inundarse las ciénegas. La dirección de la Reserva Estatal Ciénagas y Manglares de la Costa Norte de Yucatán, instaló letreros de señalización sobre el cruce del flamenco para evitar accidentes.  

Pero esto también puede suceder por la fragmentación del hábitat. Las carreteras y caminos que atraviesan las zonas costeras y de humedales afectan a las aves y otros animales que viven en esos ecosistemas, porque algunas veces usan estas vías para cruzar los humedales.  

A su vez, al inundarse los nidos los huevos flotan y se pierden, la mayoría mueren, con lo que se corre riesgo que la población no aumente, por lo que si este tipo de eventualidades se da con mayor frecuencia durante el año, hay una severa amenaza para la especie, alertó Rodrigo Migoya.  

“Si se sabe que no todos los flamencos de la colonia se reproducen todos los años y que los regímenes estacionales de sequías y lluvias están cambiando con el calentamiento global, podemos suponer que una seria amenaza se cierne sobre los hábitats de cría y alimentación de esta especie”, advirtió.  

En medida, señaló que esto se debe a las acciones del ser humano, ya que la tala de árboles, emisiones de dióxido de carbono a través de los combustibles fósiles, entre otras cosas, generan los efectos en el clima.  

Aunado a esto, agregó, el incremento de la infraestructura eléctrica en las costas es otra causa de mortalidad en la migración estacional del flamenco, sobre todo en la población juvenil, que choca con el tendido eléctrico causando lesiones mortales. Un promedio de 300 individuos moría en Yucatán sólo por esta causa anualmente, hasta que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) colocó un mayor número de boyas en los tendidos eléctricos en 2012.  

Aunque no es frecuente, otra amenaza es el tráfico ilegal de la especie, de hecho, en el mes de noviembre del 2020, personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) detuvo el envío de cajas con flamencos en el aeropuerto de Mérida. La especie se encuentra catalogada como Amenaza por la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010.

Características:  

De acuerdo con datos de Fundación Pedro y Elena Hernández, un flamenco adulto mide entre 120 a 150 centímetros, uno joven entre 60 y 10 centímetros y un polluelo de 60 a 100 centímetros.  

Su dieta incluye pequeños crustáceos, moluscos, gusanos, insectos, algas y diatomeas. En ocasiones ingiere el lodo para aprovecharse de los organismos microscópicos, tales como bacterias y protozoos.   

Cuando eclosiona el primer flamenco en los demás nidos, empieza la actividad y las parejas se preparan para el polluelo. 

Es un ilícito sustraer un flamenco, en cualquier etapa de la vida en la que se encuentre y es penado por la ley. La fundación indicó que una de las formas más sencillas de contribuir a su conservación, es evitando perturbarlo, es decir, mantenerte a suficiente distancia, que no provoque cambio en la actividad que esté realizando.

Foto: Álvaro Cervera

Flamenco en Mérida  

Los zoológicos del Centenario y de Animaya albergan ejemplares de esta majestuosa ave para que las personas pueden apreciarlos sus colores y cómo interactúan entre ellos. Actualmente hay una población de 40 ejemplares, informó Arturo Antuña Silveira, subdirector de Servicios Generales del Ayuntamiento de Mérida.  

Asimismo, de estos, cinco se encuentran como medida precautoria en estos espacios pues fueron confiscados por autoridades federales, ya que iban a ser traficados. En os últimos cinco años sólo han tenido dos incautaciones de flamencos, precisó.  

En ambos parques de conservación animal, detalló, han logrado reproducción la especie, el año pasado tuvieron siete nacimientos de polluelos en Animaya y otros tres en el Centenario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here