El cráter de Chicxulub Puerto

0
65

Perteneciente al municipio de Progreso, Chicxulub Puerto es una de las maravillosas playas de la costa yucateca. Sus pobladores se dedican a la pesca y a la comercialización de mariscos. Según la historia, se comenta que Francisco de Montejo “El Adelantado” arribó a la Península en esta playa, aunque son solo rumores porque no hay referencias históricas que comprueben esto. El significado de Chicxulub es el “cuerno del venado prendido” o “lugar del cuerno prendido o clavado” por derivarse de los vocablos mayas “chhic, ch´ik” (pulga) y “xuulub” (cuerno), sin embargo, hay otros vocablos similares que son “ch´iik” que significa “prender y clavar”; por su parte, “xulub” quiere decir demonio, por lo que su otro significado sería “la pulga del demonio”. Hace millones de años, este lugar sufrió un impacto de un meteorito y según diversos investigadores, propició la extinción de los dinosaurios y por el impactó, se formaron los cenotes.

Hace aproximadamente 65 millones de años, un asteroide chocó en la superficie de la tierra, provocando un cambio del curso de la vida en el planeta. A esta catástrofe se le atribuye la desaparición de más del 50% de seres vivos, incluyendo los dinosaurios, en una era donde el hombre aún no existía. Los secretos resguardados en las rocas de las cavernas y cenotes sobre aquel acontecimiento, despertaron el interés de la comunidad científica internacional en la búsqueda del sitio donde ocurrió la colisión. El contacto violento de aquella roca abundante en metal y proveniente del espacio, tenía un diámetro aproximado de 10 kilómetros. Al chocar, se generó una nube de polvo y gas que cubrió la tierra por un tiempo suficiente que produjo efectos globales en el clima y en la vida. Situándonos en la Península de Yucatán, el fracturamiento de la superficie dio lugar a la formación en la tierra de más de 6,000 oquedades que se convirtieron en depósitos de agua interconectados por corrientes, que, a manera de ríos subterráneos, se dirigen por gravedad hacia el norte y al occidente para desemboscar en el mar, es decir, surgieron los cenotes.

Estas formaciones geológicas despertaron por años el interés de tratar de explicar de estas cavidades en el suelo calizo del territorio de la Península. Comenzaron a surgir libros, ensayos y artículos en diversos idiomas tratando de explicar sobre los cenotes. Sin embargo, se sabía poco de la existencia de un cráter en la costa yucateca y sobre la vinculación de causa-efecto que los unía, tema que en cuestión de años se posicionó como algo del mayor interés dentro de las ciencias de la tierra.

  • Primeras exploraciones

En la década de los 50´s, la empresa Pemex registró en los equipos de búsqueda irregularidades en el campo magnético que hicieron pensar en la posibilidad de un evento volcánico. Deducción lógica e inmediata para explicar aquel fenómeno en un país que presentaba una tradición de episodios volcánicos a lo largo de su territorio. Entonces, los líderes del grupo de búsqueda, Dr. Glen Penfield y el experto de origen yucateco Antonio Camargo Zanoguera, se dedicaron a estudiar esta anomalía. Fue en 1979 cuando se realizó una exploración geofísica a gran escala en esa zona de más de 50 mil kilómetros de líneas.

En 1981, Penfield y Camargo presentaron un estudio en el LI Congreso de la Sociedad de Geofísicos de Exploración de los Estados Unidos, explicando el fenómeno luego de hacer una comparación entre las características de la estructura de Yucatán con las de otros cráteres de impacto registrados en la geografía de otras naciones como Canadá (país que posee la mitad de cráteres de impacto en el mundo), Alemania y Ucrania. Los expositores plantearon la posibilidad de considerar a futuro el cráter de Chicxulub entre las formaciones de impacto del cretácico-terciario y quizá relacionado con extinciones masivas.

Sin saberlo, avanzaban en la búsqueda del mismo objetivo que perseguían Luis Álvarez, de la Universidad de California en Berkeley, y Allan Hildebrand, estudiante del doctorado en Arizona, el primero al detectar en materiales pétreos italianos cantidades anómalas de iridio distintivas del límite cretácico-terciario y el segundo, buscando evidencias guiado por la intuición acerca de la posibilidad de una zona de impacto, luego de confirmar los efectos de un gigantesco tsunami en aguas del golfo de México.

Meses después, habría de reunirse un connotado grupo de científicos que no conocían aún el trabajo de Camargo y Penfield, para definir estrategias en busca de otras evidencias acerca de los efectos de la colisión de un bólido de grandes dimensiones con la Tierra. Es decir, que se trabajaba en varios frentes académicos con el propósito común de demostrar la presencia de un fenómeno de gran magnitud, que explicara la devastación masiva y la desaparición de numerosas especies. Es a partir de ese momento que comenzó en firme la búsqueda del cráter.

  • Los primeros avances

En 1981 se publicó, por primera vez en la prensa el resultado de estos avances con una difusión amplia; sin embargo, la estructura de Chicxulub permaneció oculta a los investigadores por cerca de una década más, debido a que no se difundieron adecuadamente en revistas científicas de circulación internacional.

Hildebrand, entonces, se dio a la búsqueda de Camargo y Penfield. Y fue en 1991 que se dio a conocer la existencia de una conformación semicircular sepultada en Yucatán, que podría tratarse de la estructura de impacto buscada a lo largo del planeta. A esto contribuyó el análisis previo realizado por la UNAM y la NASA, de muestras obtenidas de pozos profundos por parte de Pemex, todas ellas con evidencia confirmatoria de una estructura de colisión. Estos tres investigadores, con la colaboración de otros más, publicaron en el Journal of Geology el ensayo que identificaba a Chicxulub como el sitio de impacto del límite Cretácico/Terciario (K/T). Fue así como se tuvo certeza de su ubicación en Yucatán y la idea de que el cráter estaba sepultado mitad en tierra y mitad en mar.

  • El pozo Yaxcopoil-1

Luego de una década de pequeños progresos, en 2001 y 2002, en la Hacienda Yaxcopoil cercana a Mérida, se perforó el pozo ‘Yaxcopoil-1’ ubicado en el borde del cráter y tierra adentro, dentro del anillo de cenotes. Con el núcleo obtenido en esta perforación, los resultados de los estudios comparativos realizados en diversas partes del mundo y los registros originales de Pemex, se construyó la estratigrafía del cráter de Chicxulub y se confirmó que es la estructura de impacto de mayores dimensiones y mejor preservado de la Tierra, con más de 200 kilómetros de diámetro.

Tras meses de preparación y con la obtención del financiamiento necesario, se diseñó la Expedición 364 con el respaldo de varias instituciones nacionales y extranjeras. Esta jornada, con objetivos claros y precisos, inició sus trabajos de exploración el 8 de abril de 2016 con un numeroso equipo multidisciplinario y con la meta de llegar a los 1,500 metros de profundidad. Este grupo de distintas nacionalidades tuvo como líderes a Sean Gulick, del Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas; Joanna Morgan, del Imperial College de Londres, y Jaime Urrutia Fucugauchi, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Luego de muchos meses de planeación y de obtención de financiamiento, al fin se diseñó la Expedición 364, auspiciada por el International Ocean Discovery Program (IODP), coordinada por el European Consortium for Ocean Research Drilling (ECORD) y apoyado por el International Continental Scientific Drilling Program (ICDP). Varios científicos que participaron en la expedición 364 han venido comentando sus vivencias y divulgando los hallazgos obtenidos en esa extraordinaria odisea que tuvo lugar en las aguas del Golfo de México, próximas a las costas de Yucatán. Es quizás una de las más significativas aventuras en el campo de las ciencias de la tierra en estos inicios del siglo XXI, cuyos resultados comenzaron a ser conocidos a través de ruedas de prensa, conferencias y testimonios que han despertado el interés internacional.

Fuente: Reedición de Cenotes y grutas de Yucatán (2017)

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here