Eclipse; lluvia de estrellas; Marte se acerca ¿qué verás en cielo de Yucatán a finales de julio?

0
961

Mérida, Yucatán.- La segunda parte del mes de julio será “intensa” en la bóveda celeste: eclipse lunar, oposición y acercamiento de Marte, lluvia de estrellas, el Sol en el Cenit, y casi todos estos fenómenos astronómicos serán visibles en la Península de Yucatán.

De acuerdo con el astrónomo yucateco Eddie Salazar Gamboa, en más espectacular -que podrá verse en México, y por ende en el Estado-es el acercamiento del llamado Planeta Rojo, que brillará como no lo había hecho en 30 años.

Sin embargo, los otros fenómenos que vienen tienen lo suyo, y aunque cuando se acerque la fecha de uno, haremos un “recordatorio” y ampliaremos la información, ahora lo importante es apuntarlos en la agenda para que no se nos pasen.

Entonces, vayamos por fechas…

Sol en el Cenit: días sin sombra en ciudades mayas de Yucatán

Este fenómeno, aunque está de más decir que ocurre en el espacio, tiene un mayor “impacto” en la Tierra; de hecho, sólo en una “franja” del planeta, en donde los rayos solares pegan tan verticales que algunos cuerpos y objetos “pierden” su sombra.

Estos ocurre exactamente al mediodía, pero como en Yucatán estamos en Horario de Verano, lo podrás ver a las 13:00 horas, si colocas una vara en la tierra, en un posición vertical: la sombra “desaparecerá” por unos minutos.

Este fenómeno fue de particular importancia para las ciudades mayas;  cerca de Mérida, en Dzibilchaltún, es donde ocurrirá el primero de los “días sin sombra”: el 19 de julio. En esa fecha también se da en ciudades mayas cercanas, como Acanceh.

Al día siguiente, el 20, el mismo fenómeno de edificios “sin sombra” ocurrirá en la Ciudad Sagrada de los Itzaes: Chichén Itzá y otros sitios cercanos como Ek Balam. El 21 de julio será el tercer y último “día sin sombra”, y ocurre en las ciudades más al sur del Estado: Uxmal y Oxkintok.

El Sol en el Cenit también ocurre en mayo.

Marte en oposición o completamente iluminado

Cuando hablamos de “oposición” de un astro, significa que lo veremos totalmente iluminado desde la Tierra; sí, tal como ocurre con una Luna llena.

En este caso, el espectáculo será de Planeta Rojo. ¿La fecha exacta? el 27 de julio. Será el tercer planeta del Sistema Solar que estará en oposición en los últimos 3 meses, y con Marte se completará la “trilogía” de 3 colosos, junto con Júpiter y Saturno.

Como se recordará, el “gigante” de los planetas estuvo en oposición el 9 de mayo; a finales de junio, el 26, el “señor de los anillos”, también se vio completamente iluminado, desde la Tierra. Ahora toca el turno a Marte.

De esta forma, por estos días es posible verlos a los 3 “brillando” en la bóveda celeste. Aunque en todos los casos se recomienda usar telescopios para tener una mejor visión, todos pueden verse a simple vista, aunque sea como pequeños puntos.

El pasado 1 de julio, los 3 gigantes se alinearon en diagonal, pero el fenómeno pasó inadvertido para lo mayoría de los astrónomos, salvo Eddie Salazar, quien lo anticipó. Tampoco ayudó que ese día fueron las elecciones más grandes de la historia de México, hecho que mantuvo la atención de los yucatecos.

Eclipse lunar más largo del Siglo y Luna de sangre 2018

2018 fue llamado como el año de la Luna por varias razones, principalmente porque tiene 13 plenilunios, o sea, 2 lunas azules, pero también porque empezó el año con una superluna, entre otros fenómenos.

Y cuando los habitantes de la Tierra pensaron que ya se había acabado el protagonismo del satélite natural, nos sorprende ahora con un eclipse lunar -el 27 de julio, mismo día que la oposición de Marte-, que está llamando mucho más la atención que otros fenómenos ¿por qué? 

  • Primero, porque se trata del satélite natural de la Tierra y eso es “más atractivo” que muchos fenómenos astronómicos.
  • Segundo, porque es el eclipse lunar más largo de este siglo, o sea, el XXI (21): 1.43 horas.
  • Tercero, porque, como en todos los eclipses habrá “luna de sangre”, debido a la tonalidad rojiza por refracción de la luz.

Pero la mala noticia es que no será visible en México y, por ende, tampoco en Yucatán, y la explicación -de Eddie Salazar, también catedrático del Instituto Tecnológico de Mérida (ITM)- es simple: ocurrirá después de las 15:00 horas (3 de la tarde) de México.

El Planeta Rojo, a su más corta distancia de la Tierra desde 1971

Sin duda, para el cielo de Yucatán, Marte será el protagonista del mes de julio, porque además de su oposición, el día 27, 4 días después estará a poco más de 56 millones de kilómetros de nuestro planeta, según Eddie Salazar.

Por sí misma, la cifra no dice mucho, pero se tomamos en cuenta que el promedio de distancia con el Planeta Rojo es de 100 millones, estamos  hablando de que estará “a mitad del camino”.

Sin embargo, como casi todo fenómeno astronómico, tiene un día “máximo” y ése será el 31 de julio, pero desde ahora ya puede observarse en su esplendor, con su luminosidad casi al 100 por ciento (-2.7, porque se mide en número negativos).

Así lo constató la madrugada de este 13 de julio el astrónomo yucateco, quien observó brillar el Planeta Rojo entre las 3 y 5 horas, aunque lo hizo desde la ciudad de Monterrey. En Yucatán, es posible que el tiempo brumoso no permita una observación tan clara.

Pero la recomendación de siempre del investigador, sobre todo en época de lluvias como la actual, es que no se espere al mero día -en este caso el 31 de julio- para observar el acercamiento.

Este fenómeno no podrá verse nuevamente sino hasta 2035, explica Eddie Salazar; ocurrió en 1971, 1998 y 2003, pero considera que, en este ocasión, su visibilidad sólo es comparable a la de 1971.

Lluvia de estrellas Perseidas: julio y agosto de 2018

Precisamente porque los fenómenos astronómicos pueden observarse unos días ante y unos días después de la fecha que se esperan es que desde finales de julio podrás observar la lluvia de estrellas Persidas o “lágrimas de San Lorenzo” (llamadas así porque coinciden con la fiesta del santo: el 10 de agosto).

Estas estrellas -en realidad son metoritos-, que “reciben” su nombre precisamente porque, desde la Tierra, parecen provenir de la constelación de Perseo, tendrán su máximo 11 y 12 de agosto, con una frecuencia de hasta 100 destellos por minuto. 

No obstante, si a después del 25 de julio encuentras una noche despejada no olvides a acudir a un lugar oscuro -que es el lugar más recomendables para observarla- y disfrutar de uno de los espectáculos más impresionantes de la bóveda celeste.

Source link