Disciplina y trabajo en el gimnasio impulsan a estrella yucateca

0
390

Manuel Flores, clave para posible caballo negro en playoffs

Miércoles 12 de julio, 2017 

Las horas en el gimnasio rindieron este año uno de los mayores frutos para Manuel Flores.

Después de competir por primera vez en el Juego de Estrellas de la Liga Mexicana de Beisbol -donde hace unas semanas en Campeche ponchó nada más y nada menos que a Jesse Castillo, otro producto de la organización de los Leones de Yucatán-, el derecho de Chicxulub, de 31 años de edad, enfoca sus baterías en ayudar a los Rojos del Águila de Veracruz a regresar a la postemporada, donde pueden ser un caballo negro.

“La primera meta es ir a playoffs y ser campeón, pero uno también busca participar en un Juego de Estrellas”, expresó, en amena plática con La Jornada Maya en el dógaut de la Zona Sur en el Nelson Barrera. El llamado, en su campaña 13 en el circuito, “se da gracias a la consistencia que he tenido; en los últimos años el equipo no ha lucido tanto, con planteles modestos; destacar en ese ambiente es complicado, pero ya me tocaba vivir esto, hay que aguantar, trabajar y darle el mismo respeto al beisbol y a la gente que viene a verte”, señaló.

Además de un baluarte en la rotación de Veracruz, Flores Pérez ( 6-5, 3.14, 71 K, 20 BB) se ha establecido como un pítcher resistente, que lanza muchas entradas y se lesiona poco, en una época en la que los serpentineros cada vez tiran menos y los problemas físicos son frecuentes. “Es importante el trabajo que hago fuera del campo. A parte de correr y el acondicionamiento físico, hago gimnasio; mucho ejercicio para las brazos, piernas y el abdomen”, apuntó. “Alimentarse bien, descansar; es primordial, sobre todo en la liga de verano por los viajes. A veces terminamos una serie y viajamos 10, 12 horas para jugar al día siguiente. Descanso, alimentación y gimnasio; entre un 80 y 90 por ciento eso es lo que me ha librado de lesiones”.

El fin de semana en el Kukulcán, Leones y Pericos mostraron, en buena serie, que son los mejores en la Zona Sur, pero, como bien dijo Pablo Grajales, cronista de los poblanos, hay que tener cuidado con el Águila, en zona de clasificación, y su rotación. Ayer, Néstor Molina, José Piña y Flores amanecieron en los puestos 1, 4 y 5, respectivamente en WHIP en la Liga. 

“La rotación ha cumplido con las expectativas”, comentó el yucateco. “Maestri (Alex) se ha adaptado bien a la LMB. Molina, magistral; Piña, consistente. Hemos tenido problemas con el bulpén, con el relevo intermedio. Veracruz es complicado para batear, pero Balbino Fuenmayor le dio vida al lineup. Nos falta consistencia. Hemos dejado ir muchos partidos que íbamos ganando; hay que hacer ajustes e ir juego por juego”.

Al hablar de su crecimiento en la loma, manifestó que maduras “con los batazos que te dan, con los partidos que echas a perder. De los momentos malos es de los que más se aprende. Trato de analizar y estudiar. La oportunidad y confianza te ayudan a salir adelante”.

Varios personajes han sido fundamentales en la formación de Flores, quien va mejorando (en abril su efectividad fue 4.09; en mayo, 3.64; en junio, 1.95, y en este mes, 2.08 en dos aperturas). En Yucatán Gilberto Rondón y Raúl Ortega lo ayudaron mucho, relató; en sus inicios con Veracruz lo marcó Orlado Merced por la confianza que mostró en él. Su paisano Enrique Couoh fue otro que impulsó carrera con buenos consejos.

En el clásico de media temporada, Manuel aprendió un poco más al compartir dógaut con los legendarios Francisco Campos y Pablo Ortega, veteranos de oro en el circuito. “Fue muy bueno convivir con ellos y pedirles consejos. Se han mantenido, aumentando sus exitosas carreras”, mencionó.

También fue especial compartir la experiencia estelar en Campeche con Castillo, Luis Borges y Said Gutiérrez, que fueron sus compañeros en época dorada en la cueva. “Hubo una muy buena camada en Leones, que fue por el trabajo de varios años de Roberto Pérez, Raúl Ortega y Gustavo Ricalde. Apoyaron y creyeron en esos jugadores”.

A futuro, cree que los torneos cortos pueden ser benéficos para los peloteros, “al tener trabajo más tiempo en un mismo lugar, pero hay qué ver las condiciones con las que vengan”, en referencia a su compromiso, como el de muchos otros, en la Mexicana del Pacífico.

Por ahora, está concentrado en ayudar al Águila a volver a playoffs, donde todo puede pasar, sobre todo con una rotación tan buena, como de la que es parte Flores. 

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here