Diego se roba el show en el Carlos Iturralde

0
208

Los Venados se despiden del Apertura con otra derrota

Faltaba una hora para el partido y la zona de gradas que se encuentra detrás de la banca visitante estaba atípicamente poblada. Todo para ver, o intentar ver, a Diego Armando Maradona.

En la cancha, los Venados FC Yucatán cayeron por la mínima ante los Dorados de Sinaloa, en la fecha 14 del Apertura 2018 del Ascenso MX. Eso pasó a segundo término. No hay ninguna duda: el Estadio Olímpico “Carlos Iturralde Rivero” recibió anoche a la luminaria más grande en su historia.

Pisó pocas veces la cancha, pero la presencia del “Diego” dio como resultado la mejor asistencia de la temporada. Se cubrieron tres cuartos del aforo, con la mayoría buscando un espacio en las gradas detrás de las bancas.

Caminando tranquilo por necesidad —señalaron hace días que debe operarse la rodilla— y conviviendo lo menos posible. Peticiones de fotos, cientos. Accedió pocas veces y siempre con niños y con sus compatriotas de los Venados. Alexis Blanco y Leandro Navarro se turnaron para tomarse la del recuerdo con el entrenador de los Dorados, que plantearon un partido serio y competitivo de cara a la liguilla, un lugar en el que solamente soñaban estar antes de la llegada del argentino.

El “10” saludó a los aficionados que lo vitorearon en todo momento y entonaron un audible “oe, oe, oe, oe, Diego, Diego”, que el pampero agradeció con la mano en su lento caminar.

Fueron poquísimas las ocasiones en las que Maradona salió de su área técnica. Con Luis Islas como su auxiliar de confianza, Diego solamente alcanzó a darles algunas indicaciones a su arquero y pocos gritos, en la mayoría de las ocasiones simplemente levantado y no cerca de la línea de cal.

Diego, con el equipo

Explotó, en el buen sentido, solamente cuando celebró el gol de Fernando Arce, que llegó en un tiro de esquina. Felicitación personal de Maradona, que se pegó un pique a su ritmo para darle la mano al hijo del exseleccionado mexicano.

El mismo Arce había comentado durante la semana que se ha hecho mejor jugador desde la llegada del argentino al banquillo. Tiene más gol y anoche lo demostró ante los 9,754 aficionados.

Lo bien que lo está pasando Maradona en lo deportivo se refleja en su personalidad. Después de lanzarle un beso a Rocío Oliva, su novia, que se encontraba al lado del palco de prensa, bailó con las manos y se metió al túnel.

De parte de los ciervos hay poco que agregar. No funcionaron con Marioni y tampoco lo están haciendo con Joel Sánchez. Son últimos de la porcentual y el fuego del infierno del descenso acecha con mucho peligro.

Se fue Maradona y se llevó los tres puntos. En la rueda de prensa, no sabía si ya estaba en la liguilla. Y sí, Diego cayó bocas, al menos por ahora. “Decían que venía de vacaciones… Y mirá, qué vacaciones”.

Fuente

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here