Covid no da tregua en el mundo

0
153

Las muertes causadas por el virus del COVID-19 aumentaron un 45 por ciento la semana pasada en el mundo, respecto de la anterior, con un total de 45 mil 700 fallecimientos, de acuerdo con los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque la OMS precisó que el aumento se debe a modificaciones técnicas en el recuento de países como Estados Unidos, Chile o la India, quienes reportaron casos de meses anteriores.

Chile fue el país que más decesos reportó con un total de 11 mil 800, al incluir las muertes probables por el virus registradas en meses anteriores. 

Le siguieron Estados Unidos con 5 mil 300 fallecidos; India con 4 mil 500; Rusia con 2 mil 800 y Corea del Sur con 2 mil 400.

Desde que empezó la pandemia al menos 6.12 millones de personas han muerto por el virus del COVID-19 en todo el mundo, lo que la ha convertido en la enfermedad más infecciosa con mayor número de fallecimientos en los últimos dos años.

En la última semana los casos notificados por la OMS ascendieron a 10.8 millones, un 14 por ciento menos respecto a los siete días anteriores, aunque el organismo precisó que muchos países redujeron las pruebas para detectar la enfermedad «demasiado pronto».

Del 21 al 27 de marzo todas las regiones registraron una reducción de casos, que fue del 4 por ciento en Europa, unos 5.2 millones de contagios; del 24 por ciento en Asia Oriental con 4.6 millones; del 14 por ciento en América con 634 mil y del 14 por ciento en Asia Meridional, 232 mil casos, las regiones actualmente más afectadas.

Corea del Sur fue, como en semanas anteriores, el país que más casos notificó con 2.4 millones, aunque ello supuso una reducción del 13 por ciento con respecto a los siete días anteriores.

Le siguieron Alemania con 1.5 millones; Vietnam con 1.1 millones; Francia con 845 mil e Italia con 503 mil.

El total de contagios globales desde el inicio de la pandemia, hace más de dos años, supera los 480 millones, equivalentes a más del 5 por ciento de la población mundial.

Un 99.7 por ciento de los casos de COVID-19 analizados en laboratorio en los últimos 30 días pertenecen a la variante ómicron, más contagiosa que las anteriores y que desde su detección, en noviembre del año pasado, fue avanzando rápidamente hasta sustituir a la variante delta, que había sido la dominante durante buena parte de 2021.

La OMS recalcó que las cifras actuales «deben interpretarse con cautela debido a que muchos países están cambiando sus estrategias» a la hora de realizar tests, lo que trae como consecuencia un menor número de casos detectados en países hasta ahora con altas cifras de COVID-19, caso de Estados Unidos.

«Los datos son cada vez menos representativos, menos puntuales y menos sólidos», advierte la organización con sede en Ginebra, según la cual esta tendencia «dificulta la capacidad para ver dónde está el virus, cómo se está transmitiendo y cómo evoluciona».

Ello «podría tener como consecuencia en el futuro un aumento de las hospitalizaciones y las muertes», alerta la OMS, que insiste en que «es demasiado pronto para reducir el nivel de vigilancia».

Con información de EFE.