Contingencia provoca el cierre de cuatro colegios particulares en la entidad

0
471

Hasta ahora, cuatro planteles han tomado la decisión de suspender operaciones temporal o definitivamente debido a la falta de recursos para revertir las pérdidas de este 2020

(Novedades Yucatán)

MÉRIDA, Yucatán.- La pandemia del coronavirus Covid-19 generó afectaciones muy severas para el sector educativo en su modalidad particular o privada en Yucatán, a tal grado que, al cerrar el ciclo escolar 2019- 2020, al menos cuatro colegios de este tipo anunciaron que suspenderán de forma temporal o definitiva sus operaciones ante la pérdida total de recursos para poder subsistir en el próximo período educativo.

Sobre el tema, el presidente de la Asociación Mexicana de Escuelas Particulares en Yucatán AC (Amepac), Elías Dájer Fadel, refirió que la crisis que actualmente viven los colegios de este sistema es histórica, pues la pérdida de recursos por la pandemia se suma a que desde hace cuatro años sufrían una doble carga fiscal que al final los llevó a la quiebra, en algunos casos.

Por ello, indicó que las pérdidas que los colegios han reportado en los meses en los que estuvieron cerrados son incuantificables y algunos directores ya analizan cuáles serán las medidas y las nuevas modalidades con la que iniciarán el siguiente ciclo escolar 2020-2021 para permanecer en el mapa educativo y no desaparecer.

Agregó que a pesar de este entorno incierto, derivado de la pandemia, los colegios particulares lograron cumplir durante cuatro meses con los objetivos académicos que se plantearon al inicio del curso escolar, para no interrumpir el proceso de aprendizaje de miles de estudiantes en estos planteles.

Reconoció que será inevitable el que algunos padres de familia se vean obligados a cambiar a sus hijos de un colegio privado a uno público, a causa de la crisis económica que todavía viven cientos de familias a causa del cierre de empresas y negocios en todo el Estado.

Sin embargo, destacó que más de un 70 por ciento de los padres de familia cuyos hijos pertenecen a estas escuelas lograron cumplir con las obligaciones de pago de colegiaturas o exámenes y junto con los directores, se llegaron a múltiples acuerdos para lograr concluir el ciclo escolar, el pasado 30 de junio.

“Al finalizar el ciclo escolar 2019-2020 al menos cuatro escuelas no van a iniciar clases el próximo ciclo, es decir, van a suspender operaciones o van a cerrar permanentemente… son este tipo de situaciones que nos preocupan y en la que tenemos que buscar alternativas de subsistencia”, aseveró.

Dájer Fadel aseguró que mientras no se tenga la certeza sanitaria para regresar a clases de forma presencial entre agosto y septiembre, todos los colegios particulares estarán enfocadas a buscar alternativas de todo tipo para continuar con la educación a distancia, en el caso de que las condiciones así lo permitan.

Por ello, adelantó que a lo largo del período vacacional de verano, los directores comenzarán a construir los protocolos para regresar de forma semipresencial a las aulas, con días diferidos, para mejorar la experiencia de trabajo a distancia, en caso de que fuera necesario.

Indicó que las 260 escuelas que forman parte de la Amepacen el Estado también ya analizan las alternativas que les ofrecerán a los padres de familia al arrancar el siguiente período lectivo, para evitar que estos migren a los colegios públicos, pues “los recursos no se pueden obtener del aire”.

“A pesar de la doble carga fiscal que tenemos desde hace cuatro años, las escuelas han buscado la forma de apoyar a los padres de familia con reducción en el costo de las colegiaturas, absorbiendo pérdidas y pensando que de alguna manera van a poder tener la oportunidad de repagar esas deudas conforme se regrese a la normalidad”, apuntó.

El presidente de esta organización explicó que la Secretaría de Educación Pública (SEP) eroga alrededor de cuatro mil pesos por alumno al mes en el país, aunque muchas de las escuelas privadas en Yucatán tienen colegiaturas de alrededor de mil pesos, lo que refleja un gasto muy por debajo de lo que se hace en el sistema público por estudiante.

Además, recordó que los colegios privados no reciben apoyos por parte de las autoridades educativas y, por ende, lo que podrá hacer cada escuela que aún subsista el siguiente año es aceptar el nivel de pérdida y que quizás en enero, si las condiciones lo permiten, se pueda empezar a recuperar y estabilizar la situación económica.

“Cada vez que se cierra una de las escuelas particulares se están perdiendo décadas de trabajo y de experiencia educativa desarrolladas, tanto por los padres como por el grupo de docentes que ha participado en el proyecto y se pierde también la diversidad educativa, algo que es muy lamentable”, advirtió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here