Conoce el significado real de estos monumentos en Mérida

0
40

La ciudad de Mérida, Yucatán, alberga diversos monumentos y esculturas que definen parte de su estilo e identidad, tal es el caso del monumento a la Patria en Paseo Montejo, que ha formado parte de la ciudad por más de 60 años.

Con el paso del tiempo, sus edificaciones han funcionado como punto de referencia para sus habitantes, quienes reconocen que en la ciudad también existen esculturas que no son del todo comprendidas ya que sus diseños están alejados del significado original o bien, se han vuelto polémicos por desentonar con el entorno urbano.

Monumento al Juego de Pelota Maya

El monumento al Juego de Pelota Maya es una escultura ubicada en la glorieta de la calle 55 esquina con calle 14 en el Fraccionamiento del Parque, en Mérida, que ha trascendido bajo el nombre de “monumento a la cinta scotch”, en alusión a la cinta adhesiva.

“Sale del contexto arquitectónico que lo rodea, lo intentaron hacer moderno en su época, pero hoy ya se ve bastante viejo y tampoco es un hito, solo porque tú y yo sabemos que representa al juego de pelota, normalmente la gente no lo sabe y nadie lo toma como referencia”, detalla para La Jornada Maya el arquitecto Gustavo Novelo Martínez, vecino del fraccionamiento, quien refiere que la figura conserva un estilo arquitectónico deconstructivista. 

Monumento al Juego de Pelota. Foto: Gina Fierro

La construcción representa algunos elementos de la cancha del juego de pelota, una actividad que no fue considerada como un deporte por la civilización maya, sino como un ritual de importancia política y religiosa. 

La escultura consta de una columna inclinada cubierta de loseta negra que alude al talud del terreno de juego, sobre la cual descansa una cornisa con un arco metálico que representa el arco de piedra donde, según las reglas del juego, una pelota de caucho debe atravesarlo para que los equipos anoten puntos, usando solamente las caderas.

De acuerdo con Novelo Martínez, el monumento data de la década de 1990 y fue colocado en ese punto tras construirse el proyecto del área verde del fraccionamiento Del Parque, el cual alberga el sitio arqueológico Chen Hó. 

El foro de opinión Reddit (subredit r/mexico) incluyó dicha edificación en su lista de los monumentos más de feos de México, donde demuestra que la escultura es mejor conocida como “el monumento a la cinta scotch”, ya que su estructura circular se compara con el carrete de la cinta adhesiva y su base con el soporte de una cinta convencional.

Fuente del Parque de la Amistad

La fuente del Parque de la Amistad es una escultura situada en el cruzamiento de la calle 17 diagonal con avenida Yucatán del Fraccionamiento Jardines de Mérida. El parque es considerado uno de los más icónicos de la ciudad desde hace más de 30 años.

“Mucha gente no sabe su nombre a menos que le muestres la foto”, señala el arquitecto Alan Ceh Viana a La Jornada Maya. “La paloma”, “las tijeras”, «los picos de Jardines de Mérida», son algunos nombres con los que los habitantes se refieren a esta construcción abstracta.

Fuente del Parque de la Amistad. Foto: Gina Fierro

En realidad se trata de una fuente, construida en 1990, que representa la planta de henequén y que honra la hermandad entre los pueblos de México y Estados Unidos, con su construcción se celebró la realización de la Convención Internacional de Ciudades Hermanas, llevada a cabo en Mérida en el mismo año, detalla la placa.

La escultura central está hecha de concreto y consiste en dos picos diagonales que sobresalen en la intersección de las vías de tránsito vehicular. “No siento que su forma puntiaguda me refleje amistad, se me hace muy agresiva”, opina Ceh Viana.

Por su parte, Emilio Verde, habitante de Mérida desde hace 58 años, recuerda el parque desde que era niño “mi hermana mayor nos llevaba de paseo en el autobús y llegar al parque nos daba gran alegría”. El ingeniero agrónomo zootecnista confiesa que el nombre del parque lo conoció apenas hace algunos años, “cuando se convirtió en mi paso para ir a mi nueva casa en el año 2003, pero también era referencia para ir a la discoteca de mi juventud, llamada ‘Chepes Yardas’ y el parque era un punto de reunión antes de entrar a divertirnos”. En la actualidad, asegura Emilio, «los picos de Jardines de Mérida» -como conoce coloquialmente el monumento- son una referencia no sólo del fraccionamiento, sino de plazas comerciales como la Plaza Fiesta y otros fraccionamientos como Los Pinos y La Florida.

Monumento a Jacinto Canek

El monumento a Jacinto Canek ha sido blanco de diversas críticas principalmente por su estética. Se trata de una escultura ubicada en el camellón de la avenida del mismo nombre, a unos 200 metros del entronque del Periferico Lic. Manuel Berzunza, que en diversas ocasiones es nombrada como el superhéroe de cómics de Marvel “Hulk” o como el personaje “King Kong”, por ser “feo”. Bajo el mismo argumento, en 2017 un grupo de artistas e intelectuales pugnó, sin tener éxito, por la reubicación de la figura.

Monumento a Jacinto Canek. Foto: Gina Fierro

La escultura tiene un rostro ancho y el cuerpo fornido, está hincado sobre una rodilla y en la mano derecha posee una antorcha en alusión a la luz que llevará al pueblo indígena a levantarse en armas ante los españoles que sometían a su comunidad.

En diciembre de 2019, el Ayuntamiento de Mérida a través de la Dirección de Cultura lanzó el Primer Concurso Internacional de Arte en Glorietas y Espacios Públicos de Mérida para el reemplazo del monumento a Canek -y otros tres más en la ciudad- por una escultura “moderna”, con el objetivo de mejorar la calidad estética y visual del paisaje. Las propuestas buscan apegarse al entorno urbano y al mismo tiempo honrar la cultura yucateca. La convocatoria -que cerró a principios de agosto- detalla que la escultura podrá fabricarse de concreto, bronce, acero inoxidable, cerámica, tabique o aluminio.  

Si bien Jacinto Uc de los Santos Canek es considerado un líder maya que protagonizó una rebelión indígena contra los españoles en Cisteil, Yucatán, el 19 de noviembre de 1761, que lo llevó a su ejecución pública el 14 de diciembre del mismo año, para otros la famosa rebelión de Jacinto Canek ha sido considerada como “una riña de borrachos”. “La idea de que la rebelión de Canek fue una riña de borrachos es una conclusión a la que llega la historiadora Victoria Bricker en el libro El cristo indígena, el rey nativo, que ya tiene como 30 años de publicado”, detalla el periodista Felipe Escalante Tió.

Monumento a Jacinto Canek. Foto: Gina Fierro

Sobre lo “feo” de la escultura, Escalante Tió opina que se trata de un juicio dirigido a obras de tema indígena. “He oído lo mismo de la Minerva de Guadalajara. Y no sé de dónde la manía de representar líderes indígenas con una antorcha que parece cono de helado. Al Moch Couoh de Campeche le pasa lo mismo”.

Marco Magaña, E. Manuel Puga y Gerardo Morales son los autores de la escultura, según detalla la placa del monumento. 

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here