Con juegos, niños aprenden de herbolaria en Mérida

0
63

Asociación Civil, Hunab proyecto de vida, agrupación dedicada a cultivar la convivencia armónica entre la humanidad y la naturaleza, iniciará este sábado 13 de febrero un taller virtual de herbolaria para niños a partir de los cinco años y jóvenes de hasta 17.

Este taller es impartido por niños que han estudiado por años en la asociación, y que están capacitados para enseñar sobre herbolaria, producción de alimentos, sana alimentación y temas ambientales como Habib Paul Chan Canul, un joven de 15 años que desde que tenía cuatro o cinco, empezó a recibir capacitación y que actualmente es instructor certificado.

La capacitación tiene un cupo limitado de 20 dispositivos conectados y una cuota de recuperación de 350 pesos por aparato, sin embargo, Breily Poot Ek, encargada de Servicios Educativos y Capacitación en Cultura Ambiental de la asociación en mención, comentó que, en caso de haber dos o tres niños en casa, se les cobra solo por dispositivo conectado, además de ser una excelente actividad que pueden hacer desde casa con el apoyo y la supervisión de los padres de familia.

Dentro de sus líneas estratégicas la asociación con 25 años de experiencia, tiene un centro de enseñanza que pretende enseñar a los niños pedagogía ambiental y empoderarlos como emprendedores ambientales, de manera que no tengan que esperar hasta los 18 años para descubrir sus intereses, así lo compartió la presidente fundadora de la Asociación Civil Hunab Proyecto de vida, Maritza Morales.

“En Hunab apoyamos a los niños desde los cinco años que empiezan a participar en las actividades, normalmente los que tienen seis o siete años empiezan a cursar un plan de estudios de dos años para certificarse como instructores ambientales, aprenden toda la terminología básica a través de juegos, artesanías, cuentos y los que enseñan son también niños, es decir es de niños para niños, entonces aprenden jugando a sembrar, a cultivar sus hortalizas, a cuidar sus mascotas, entre otras cosas”, comentó.

Para aquellos infantes que muestran alguna afinidad o vocación ambiental, la titular compartió que entran a un programa de alto rendimiento, como por ejemplo el caso de Habib Paul Chan Canul, un joven ya de 15 años de edad, que empezó a participar en Hunab desde que tenía unos cuatro o cinco, se interesó y actualmente ya es instructor y tiene su propio jardín de herbolaria en la organización.

“Empecé en Hunab cuando estaba muy niño, desde que nací prácticamente porque mi madre asistía a los talleres cuando estaba embarazada de mí, cuando yo empecé a crecer la organización me recibió con los brazos abiertos, me empezaron a enseñar y me gustaba porque aprendía de manera lúdica, a través de juegos y de un modo muy divertido”, compartió.

El joven recuerda que empezó con proyecto relacionado con animales marinos, pero que posteriormente descubrió su pasión e intereses por las plantas medicinales, por lo que empezó a desarrollarse en esa área, ya que se daba cuenta de que las personas de su pueblo Dzibanché, tenían que moverse a otros lugares para recibir atención porque no tenían un doctor o dispensario.

“Lo anterior y la salud de mi mamá que padecía de quistes, despertaron en mí el interés de investigar acerca de las plantas medicinales y sus propiedades, así que fui investigando con el apoyo de Hunab, me fueron asesorando y guiando hasta que cree mi primer jardín de herbolaria en mi pueblo”, expresó el joven estudiante de primer año de preparatoria.

Respecto al cuestionamiento de qué le diría a los niños y jóvenes para que se integren a los talleres que él ha tenido la fortuna de tomar, comentó: “Anímense a asistir porque es una asociación que los va a apoyar mucho, van a aprender demasiado y de manera muy divertida, además, lo que van a aprender lo podrán aplicar en su vida diaria y en un futuro para mejorar su calidad de vida”, finalizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here