Cine gratuito en Mérida con el ciclo “Cinema Francés Contemporáneo”

0
21

Esta es una excelente oportunidad de disfrutar de lo mejor del cine galo, el cual no tiene prácticamente nada que ver con el que se desarrolla en Hollywood, ya que Francia sabe siempre cómo reinventarse en el terreno artístico, con un movimiento renovador que se ha convertido en un ejemplo para otros movimientos estéticos cinematográficos en todo el mundo.

En esta ocasión se exhibirá “Clímax”, de Gaspar Noé, del 2018, con una duración de 95 minutos. En este filme, el realizador franco-argentino vuelve a mirar con excitación voyerista la frágil frontera entre el cuerpo y la violencia. 

Cine gratuito en Mérida con el ciclo “Cinema Francés Contemporáneo”
Veinte jóvenes bailarines que se reúnen para ensayar por tres días, ejecutan su última danza y luego tienen una celebración alrededor de una fuente de sangría con LSD.

Gaspar Noé ya había enseñado su clara intención por explorar los límites del cuerpo y sus expresiones máximas, que oscilaban entre el deseo y la muerte en sus anteriores producciones “Irreversible” (2002) como en “Enter the Void” (2009). En “Clímax”, sin embargo, la película apela al cuerpo de maneras abrumadoras con una sencillez sobrecogedora, teniendo en su centro a un colectivo de bailarines diverso que se reúne para ensayar y celebrar en un espacio cerrado en medio del invierno con el dulce acompañamiento de una sangría engañosa a la que se le suministra LSD.

Cine gratuito en Mérida con el ciclo “Cinema Francés Contemporáneo”
En “Clímax” pronto la atmósfera se vuelve eléctrica y una extraña locura los atrapará toda la noche.

El cine de Gaspar Noé es más cercano a la experiencia sensorial que a la narración, al voyerismo por encima de la descripción, a la exterioridad pura —el cuerpo— por encima de la interioridad —lo psicológico—. Tampoco es un cine del subtexto, donde las ideas nos llevan a otras ideas, más bien es un cine de la sobreexcitación, donde los cuerpos nos conmueven, encadenados con el nuestro, hacia la experiencia de lo abrumador.

Cine gratuito en Mérida con el ciclo “Cinema Francés Contemporáneo”
En el filme no hay más remedio que gritar, llorar, sudar, reír, gemir, quemar, frotar, bailar, besar, oler, golpear, patear y volver a empezar.

Clímax se divide en actos que reflejan las decisiones formales que toman Noé y su director de fotografía Benoît Debie. Al inicio de la película, en un televisor, vemos uno a uno a los personajes hablando sobre sus experiencias y anécdotas a un entrevistador que nunca vemos. Es una secuencia que nos plantea la individualidad que luego será trastocada hacia una colectividad sin centro. Una vez los bailarines están ya en las instalaciones de un colegio en desuso, la cámara de Debie y Noé nos presenta en planos generales la alegría pura del baile. Los cuerpos se mueven con destreza y ritmo, y muestran, a su vez, la frontera indiscernible entre la experiencia subjetiva y la colectiva.

Después del baile, en planos medios de dos o tres personajes que beben sangría, surge el diálogo que habla del deseo, de los propios cuerpos y, sobre todo, de las fracturas que separan a unos de otros. 

Infórmate sobre todas las noticias de Yucatán dando click aquí

En el segundo acto surge la potencia del descenso una vez la sangría ha hecho efecto en los cuerpos de los bailarines. Los planos secuencia que van de un personaje a otro transitando el espacio no son más que la representación del descenso, de los individuos que nuevamente devendrán en colectivo, esta vez atravesados no por la destreza y el ritmo sino por la violencia y el delirio.

El Cineforo Wilder está ubicado en la Avenida Itzaes, parque de al Paz, en el interior de la ex penitenciaría Juárez, con comentarios a cargo del gestor cultural Ricardo Tatto. La entrada es completamente gratuita.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here