Chel’, el ave yucateca que maravilla con su plumaje y ‘capa’ azul

0
67
post Image

La chara yucateca, es un ave distintiva de la Península de Yucatán y muy conocida en comunidades mayas como chel, pero a pesar de que no está dentro del rango de especies en peligro de extinción, actualmente enfrenta retos por pérdida de hábitat, principalmente, como la mayoría de las especies de aves.

Juan Flores, coordinador del programa de Aves Urbanas Cancún, como parte de la Iniciativa para la Conservación de las Aves de América del Norte (NACBI, por sus siglas en inglés) de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), explicó que la chara yucateca es un ave cuasiendémica de la península de Yucatán, pero también se encuentra en otros sitios como Tabasco e incluso Belice y Guatemala.

Esta ave se distingue por la peculiaridad de tener el plumaje blanco y el pico amarillo al nacer, pero conforme crece, su plumaje se vuelve negro y combina con las alas azules de su dorso.

Sin embargo, la singularidad de esta ave no termina ahí, ya que cuando es todavía más adulta su pico amarillo pasa a ser negro.

En todas sus etapas, un distintivo de la chara yucateca es el plumaje azul en las plumas de su dorso, como si de una capa se tratara.

La chara yucateca es posible verla en zonas de vegetación y en áreas de la Península de Yucatán, a veces se halla también en sitios con urbanidad, por ejemplo, calles y parques, aunque este segundo hecho es muy raro.

“En la zona de Felipe Carrillo Puerto hacia Valladolid, sobre todo la parte noreste de la Península, tiene mayor presencia, ya bajando hacia Campeche empieza a disminuir un poco, es decir, sí podemos ver a esta especie, pero no con tanta distribución”, comentó Juan Flores.

El especialista en avistamiento de aves, también mencionó que a los turistas que arriban a la Riviera Maya, les ha tocado ver parvadas de aves azules y maravillados se van con la experiencia de ver charas yucatecas.

“Es un ave muy llamativa y a pesar de que es muy bella, no todas las personas en la ciudad la identifican, pero tratándose de las comunidades mayas, sus habitantes sí conocen esta ave porque visita mucho las zonas de plantíos”, agregó Juan Vázquez.

En estas áreas la conocen como chel porque precisamente al nacer es blanca, aunque con el paso del tiempo, toma su color negro como distintivo de su madurez.

Además, es un ave que se alimenta de insectos y diversos frutos y por esa razón busca refugiarse en zonas donde tiene al alcance esta dieta.

Esta especie, sufre las consecuencias de diversas afectaciones al entorno, tal como la pérdida de hábitat, la presión de actividades económicas y urbanismo, el cambio climático, contaminación de suelos, tala de árboles y fumigación de campos.

Personas de Estados Unidos, Canadá y otros países donde el aviturismo es una actividad que se realiza con frecuencia, en ocasiones viajan hasta esta parte del país para completar su colección de fotos de aves.

“Al ser aves endémicas, se vuelve una especie que atrae a observadores de aves, que tienen que viajar hasta aquí sólo para poder observarlas y fotografiarlas”, agregó.

En este sentido, Juan Flores resaltó el esfuerzo que han hecho habitantes de comunidades mayas por proteger a las especies distintivas de la región.

Al ser un ave endémica, la chara yucateca está presente durante todo el año en esta zona del país, así que cualquier persona en algún momento inesperado tiene la fortuna de verle.

En la lista de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) está en la categoría de “preocupación menor”, es decir, aún no está en riesgo de desaparecer, por lo que Juan Vázquez hace un llamado para protegerlas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here