Cenotes de Mérida sin programa de rescate

0
385

En la ciudad de Mérida y sus alrededores hay cerca de 150 cenotes a cielo abierto y bajo tierra que presentan alto grado de contaminación por desechos sólidos y de acuerdo con expertos se está elaborando un plan para sanearlos, ya que se requiere el apoyo del gobierno estatal, pero se carece de presupuesto, denuncian investigadores y ecologistas. 

En Yucatán hay cerca de tres mil 27 cenotes entre abiertos, semiabiertos y cerrados, y varios de ellos podrían tener algún grado de contaminación; hasta el momento, según expertos, no existe una ley que los proteja. Sin embargo, hay lineamientos que se deben de seguir para su cuidado y conservación.

El investigador Sergio Grosjean Abimerhi, en entrevista con esta casa editorial, indicó que la situación de los cenotes es grave, pues la mayoría tiene desechos y la calidad de agua no es buena. De acuerdo a una investigación que realizó en 2016, el 100 por ciento de las muestras arrojaron que hay un 85 por ciento de contaminación”, explicó.

Por su parte, Sayda Rodríguez Gómez, titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS), al respecto dijo que “muchas instancias o personas físicashan realizado una serie de investigaciones, hay controles puntuales y se ha demostrado que pueda haber cierta contaminación en el agua de los cenotes, entonces sí es una preocupación importante”.

Sin embargo, consideró que es un poco difícil decir que estén en un mal estado, porque los cenotes tienen corriente o la mayor parte de ellos, los flujos son diferentes, hay algunos que son los que se mueven más rápidos o despacio y ahí podrían existir más índices de nitrógeno, fosfato y ciertos indicadores de agua. 

Comentó que para asegurarlo, se debería llevar un monitoreo de todos los cenotes, los cuales en todo el Estado son aproximadamente tres mil 27 y los que faltan por descubrir, pero es complicado; en primera, dijo que lo más adecuado es  conocerlos y en segunda, hacer alianzas para sanearlos. 

Haciendo un paréntesis, señaló que la principal causa de contaminación es la cantidad de residuos sólidos que se  depositan en los cenotes o en los alrededores, además del agua misma que corre y llega impura. “Lo podemos observar cuando vamos a los espacios. Y literal, se sacan de los cenotes llantas, bolsas, de todo tipo de residuos”. 

La participación de la ciudadanía para proteger a los cenotes y, por lo consiguiente, el agua, es importante, ya que de acuerdo con la especialista, no se tiene la capacidad, “ni los brazos” para abarcar todos los cenotes registrados.

“La gente es parte importante en la labor de salvar, proteger y sanear los cenotes, pues no sirve de mucho que generemos un programa de saneamiento y cuando te voltees, esté de nuevo contaminado”, comentó.  

Lo que SDS está proponiendo es trabajar de la mano de instancias, organizaciones privadas y expertos para crear un programa de saneamientomás formal y darle seguimiento para que no vuelva a caer en la misma circunstancia. 

Hay esferas de competencias federales y estatales en el marco normativo para la protección de los cenotes, y no todas son ambientales, indicó. 

La competencia federal para la prevención de la contaminación del agua de todo el manto freático es federal y la regula la Comisión Nacional del Agua (Conagua).  “No podemos regular o administrar el agua del cenote”, dijo. 

A nivel estatal, hay una norma que regula el uso de las zonas aledañas a los cenotes para prevenir la contaminación. “El estado tiene una regulación que cuida lo que se pone 75 metros alrededor de los cenotes para prevenir, es decir, no vaya a poner un tiradero, un baño, y con el agua, no usar bloqueador u otra sustancia”, mencionó. 

En cuanto a ello, Guillermo de Anda, arqueólogo y director del Proyecto Gran Acuífero Maya, indicó que el reglamento es débil. “Creo que necesitamos una legislación federal incluso, que incluya todos los cuerpos de agua, todos los sistemas subterráneos, las cuevas, ya que son lugares que tienen hasta vestigios arqueológicos muy valiosos, recursos naturales, entonces estamos hablando de una parte de nuestro entorno geográfico desconocido porque la gente no lo ve y por lo mismo es desdeñado o menos preciado”. 

Agregó que ha habido un auge de desarrollo de cenotes turísticos, el cual ha dañado parte de ellos, pues han creado entradas, argollas para que entre luz,“se ha modificado de manera poco estudiada e insisto, hay reglamentos, pero son laxos y que permiten estas cosas”.

Grosjean Abimerhi, así como Rodríguez Gómez, comentaron que estuvieron presentes, junto con otros especialistas y Bepensa, en una junta para platicar sobre el tema y las posibles alternativas para atacar el problema de contaminación; esto como parte del Plan Estatal de Desarrollo (PED) 2018-2024. 

“Hoy ya estamos trabajando en el saneamiento de los cenotes y ya se programaron cinco cenotes; sin embargo, hay que consolidarlo en un programa más estructurado, que tenga más visión, más ampliado e invitar a que más cooperativas, especialistas, fundaciones se unan”. 

Mérida encierra tesoros naturales debajo de sus suelos y, según, se tienen registrados alrededor de 150 cenotes.   Con base en crónicas mayas, la antigua T’ho fue construida sobre ellos a la llegada de los españoles o  para someter a la población Maya. 

Cerca de 44 “huecos” se encuentran dentro de la mancha urbana y son privados; entre ellos está el: Huopolch (C.39 #510 Centro), El Tívoli (C. 45 x 62 Centro), Mitza (Col. Jacinto Canek, espaldas de Soriana Canek), Ka Kutzal (Estacionamiento Costco Mérida, Col. Revolución), Chen ha (Comisaría de Dzitya),  Hol ha (Comisaría de Sierra Papacal), Xlacah (Zona Arqueológica de Dzibilchaltún), Kambul (Comisaría de Noc Ac), Puchil (Comisaría de Sitpach), Xkakal (Comisaría de Cholul), Tulipanes (C.42 #43A Col. Industrial). 

“Muchas instancias o personas físicas han realizado una serie de investigaciones, hay controles puntuales y se ha demostrado que pueda haber cierta contaminación en el agua de los cenotes, entonces sí es una preocupación importante”.

Sayda Rodríguez Gómez/ Titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS).

Kattia Castañeda 

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here