Casta Divina, el restaurante que profundiza heridas que no terminan de cicatrizar en Yucatán

0
980

Ubicado en el centro histórico de Mérida, el nombre del establecimiento genera polémica porque con ese apelativo se conoció a la élite que explotó y cometió abusos contra los mayas durante la época dorada del henequén en Yucatán

Aún no abre sus puertas, pero el restaurante de especialidades yucatecas “La Casta Divina” ya está dando de qué hablar y ha generado un debate en redes sociales, entre quienes argumentan que se trata de un simple nombre y otros que lo consideran una afrenta por lo que representó en su momento ese mote con el que se denominaba a la élite que dominante en Yucatán.

Ubicado en la calle 59 con 62, a una cuadra de la Plaza Grande (el zócalo de Mérida para quienes no conoce) el local aún está en remodelación, pero ya tiene inscrito el nombre que ha propiciado que las redes sociales se inunden de mensajes, la mayoría deplorando lo que llaman “algo de mal gusto y ofensivo”.

Casta Divina es el nombre con el que se conoció a los hacendados y sus familias que controlaban la producción de henequén que tanta riqueza generó, en particular durante la época porfirista.

Esta élite explotaba a los mayas que trabajaban como esclavos y contra los cuales se cometían abusos como el “derecho de pernada” (que el hacendado tuviera relaciones con toda doncella que iba a desposarse con algún trabajador de la hacienda) o las tiendas de raya, donde los peones nunca terminaban de pagar sus deudas.

En resumidas cuentas, los hacendados decían que su poder y su riqueza les había sido concedida por “mandato divino”, y por eso tenían derecho a explotar a los indios mayas, sobre los cuales descansaba las grandes fortunas que se acumularon durante la época del oro verde de Yucatán.

En Yucatán todavía queda algo de esa visión clasista que dio pie al nombre de casta divina, por eso ahora para muchos resulta ofensivo que un restaurante pueda llamarse así.

“Es como si en Alabama un restaurante se llamara Ku kux klan o que en Polonia algún bar se llamara campo de concentración”, opinó uno de los cibernautas que han alimentado esta polémica.

Fuente