Casonas del centro histórico de Mérida pierden

0
495

La  venta de alcohol y en algunos casos problemas de prostitución,  forman parte de las características que se presentan a diario en las casonas ubicadas en el centro histórico, Paseo de Montejo, Avenida Colón y Cupules, informó Jorge Escalante Bolio representante del sector Premium turístico en Yucatán.

Indicó que algunas de las casas de Mérida tienen hasta 60 años olvidadas. No obstante, hay otras adquiridas por turistas extranjeros que las renuevan y las convierten en hoteles boutique o restaurantes de lujo, por mencionar giros que ocupan este tipo de negocios, lo cual nos lleva a deducir que pierden valor histórico, pero ganan valor comercial, agregó. 

Argumentó que restan muy pocas casas de las que se edificaron el siglo pasado en esta vía, así como las adecuaciones, cambios y abandono que hay en otras viviendas de la zona de Mérida que ahora son comercios.

Por su parte, Oswaldo Matú divulgador de cultura y turismo del estado, señala que lamentablemente no han mostrado el interés  de las instancias requeridas como es el caso del Gobierno del estado, el INAH, para rescatar las casas que tenemos en el centro la ciudad.

Relató que en la época histórica esas casas se encontraban mejor cuidadas, y ahora esas mismas, sus techos fueron derrumbados, no tienen ventanas, y en casos extremos se han robado algunos de los artículos más representativos de las casonas ubicadas en el cuadrante de Paseo Montejo en Mérida.

El también divulgador y conservador del patrimonio histórico, destacó  que se necesitan acciones inmediatas para rescatar los precios que se encuentran en riesgo de derrumbe, tal es el caso de la casona que se ubica en la calle 59, entre 52 y 54 de Mérida, por el rumbo de la mejorada, la cual se podría convertir en una biblioteca o lugar a fin al esparcimiento cultural en el estado.

egún reportes del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Mérida tiene el segundo casco histórico más grande de Latinoamérica, después de Lima, Perú. 

En este perímetro se ubican unas 19 mil propiedades, 4 mil de éstas tienen un valor patrimonial arquitectónico histórico y de este mismo universo, 600 se encuentran catalogados como monumentos históricos de Mérida.

En el Centro Histórico de Mérida y Paseo de Montejo, hay espacios en abandono, lo cual tiene como explicación que, por una parte, no existe ley o reglamento que obligue a sus dueños a mantener en buenas condiciones los inmuebles, mientras que por otra se debe a que, aun cuando exista la intención de remodelarlos, el trámite en el INAH es tardado.  

Al respecto, el delegado del INAH, Eduardo López Calzada,  señala que el abandono de los predios del centro de Mérida obedece a problemas como litigios familiares, especulación inmobiliaria, dificultades económicas para restaurar y juicios de intestado, los cuales son procesos que pueden durar hasta décadas, debido a que interviene una entidad externa a los propietarios. 

Agregó que la obligación de los dueños es acercarse a la delegación para solicitar la intervención del predio para que se mejore, de acuerdo a las políticas de conservación que los mantengan vigentes y se adecúen con el desarrollo económico.

“La principal labor del INAH es la promoción de la conservación del conjunto arquitectónico, por lo que invitamos a los propietarios a conservar los predios, por lo que pueden acercarse a la delegación para pedir asesoría”, agregó. 

Por otra parte, hay quienes dicen que esto se debe a un problema de actitud de sus propietarios, ya que están “secuestrados” por conflictos familiares. 

En ese sentido, algunos empresarios coinciden en señalar que los inmuebles podrían ser vendidos y generar utilidades para sus dueños, pero en algunos casos el abandono impide el desarrollo, por lo que el gobierno debería tomar medidas para evitar esas situaciones.

El problema, coinciden, es que los edificios abandonados dan mala imagen a la ciudad de Mérida, por tanto se requiere que los tres niveles de gobierno, en especial el municipio, actúen en conjunto con el INAH y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), que también tiene participación en zonas como la avenida Colón.

Sin embargo, en la zona de la avenida Colón existen nuevos centros comerciales y hoteles que provocan de manera directa o indirecta la destrucción del patrimonio arquitectónico de Mérida. 

Recordó que hace poco menos de dos años una casa en la avenida Colón en Mérida fue destruida por un empresario hotelero que no tenía permiso para hacerlo, pero prefirió pagar la multa de apenas 18 mil pesos. 

Fuente: Diario la Verdad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here