Asteroide “potencialmente peligroso” se acerca a la Tierra: NASA

0
162

La NASA advierte que un asteroide se acercará a la Tierra para el 6 de mayo de 2022, y antes de que pienses en escenas de ‘Armageddon’ o ‘Don’t Look Up’, los expertos advierten que esta roca espacial no representa un peligro para los habitantes del planeta y se desintegraría en caso de ingresar a la atmósfera.

A través del Center for Near Earth Object Studies (CNEOS, por sus siglas en inglés), la NASA monitorea objetos cercanos que puedan (o no) representar un peligro para la Tierra, uno de estos se llama ‘2009 FJ1’ y pasará muy cerca de la Tierra durante el 6 de mayo.

Aunque ‘2009 FJ1’ no es el único fragmento de roca espacial que pasará cerca de la Tierra, ya que según el Jet Propulsion Laboratory hay por lo menos cinco objetos que pasarán considerablemente cerca del planeta tan sólo durante este mes de enero, la gran mayoría cuenta con el tamaño de un avión, un automóvil compacto o una casa.

Joel Humberto Castro Chacón, catedrático del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), señaló que las probabilidades de que ‘2009 FJ1’ impacte contra la superficie terrestre son del 0.02 por ciento, aunque es considerado «potencialmente peligroso» porque esa designación se le da a todos los objetos que se acercan al planeta.

María Dolores Maravilla, integrante del Instituto de Geofísica de la UNAM, explicó que el asteroide sólo cuenta con entre 15 y 17 metros de diámetro, «realmente no es un cuerpo peligroso y está ubicado en la escala de cero, o sea, sin peligro», detalló en palabras para la Dirección General de Comunicación social (DGCS).

Para darse una mejor idea, el asteroide que puso punto y final a la existencia de los dinosaurios tenía 10 kilómetros de diámetro, este impactó hace 65 millones de años en lo que hoy es la península de Yucatán, causando una de las últimas extinciones masivas que ha vivido el planeta.

Tanto los asteroides y los cometas son clasificados como Objetos Cercanos a la Tierra (NEO, por sus siglas en inglés), hasta ahora, los científicos han catalogado a 25 mil de estos, por lo que conocen las direcciones que tomarán y si representan (o no) un verdadero peligro para la vida en la Tierra.