Andrea González hace realidad su sueño espacial

0
117

GUADALAJARA (EFE).— Meses después de casi perder la vida, Andrea González cumplió el sueño de llegar a la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) de Estados Unidos y demostrar el talento de las mujeres mexicanas para desarrollar proyectos científicos de gran envergadura.

Andrea soñaba desde pequeña en ser astronauta y estar en la NASA, anhelo que hizo realidad en los últimos meses de 2019, cuando fue elegida por la Agencia Espacial Mexicana para participar en The International Air and Space Program.

“Significó algo muy grande, primero poder representar a mi universidad, a la mujer mexicana y un sueño realizado porque desde chiquita a mí me encanta la NASA, el espacio. Quería estudiar Ingeniería Aeroespacial porque pensaba que de esa manera podría llegar más pronto ahí”, dice enfundada en el traje que usó en la agencia estadounidense.

De 19 años, se inscribió en Ingeniería en Nanotecnología en la Universidad de Guadalajara porque no contaba con recursos para seguir la carrera que quería.

En marzo del año pasado estuvo a punto de perder la vida debido a una trombosis en una pierna, por la que fue sometida a una cirugía de emergencia que la mantuvo en cama varias semanas.

Meses después, y gracias a un compañero de escuela, se enteró de la convocatoria del programa espacial. Luego de completar una serie de pruebas y cumplir requisitos, fue aceptada para efectuar la estancia de capacitación.

Andrea planea regresar a la NASA este año para desarrollar una propuesta que, de ser seleccionada, se probaría en la Estación Espacial Internacional. “Me encantaría volver al programa para ganar el primer lugar para no quedarme con esa espinita y saber que sí puedo, que voy a lograrlo”, afirma.

Proyecto

Por primera vez, la NASA abrió en 2019 sus puertas a jóvenes en sus instalaciones de Huntsville, Alabama.

Objetivo

Que realizaran pruebas de gravedad cero y simulaciones de misiones a Marte y crearan un material que pudiera usarse en bases a establecerse en la Luna.

Cuarzo por oro

“Los astronautas utilizan oro en sus cascos y propusimos cambiarlos por otros de cristales de cuarzo sintéticos, porque es el cristal más duro del planeta; eso los protegería de los polvos cósmicos y las piedras, y los podrían utilizar en las bases que piensan construir en la Luna. Además, es barato de construir”, dice Andrea González.

Nueva meta

El proyecto en que trabajó el equipo de Andrea no resultó ganador, pero la joven buscará ser aceptada de nuevo este año.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here