AMLO responde a presuntas amenazas de huachicoleros

0
341

Los efectos del combate al robo de combustible se empiezan a sentir.

Las cifras que dio esta mañana el presidente, de que el robo de hidrocarburos ha pasado de 70 mil barriles diarios a tres mil, nos habla de una afectación significativa para los grupos criminales dedicados a esa actividad.

¿Explica esto que la mañana de este jueves alguien haya dejado una camioneta con un artefacto explosivo afuera de la refinería de Salamanca? O ¿es simplemente un nuevo capítulo de la guerra que sostienen desde hace tiempo en Guanajuato dos grupos dedicados al robo de hidrocarburo?

A las 07:00 horas de la mañana, el Sistema de Emergencia 911 recibió la alerta sobre un vehículo abandonado en la calle Faja de Oro, en contraesquina de la calle Héroes de Cananea, justo afuera de la puerta 4 de la refinería “Antonio M. Amor” en Salamanca, Guanajuato, y a 80 metros de los depósitos de combustible más cercanos a la calle.

La camioneta pick up anaranjada estaba con las luces encendidas y, según medios locales, habría estado estacionada en el sitio al menos durante tres horas sin que ninguna autoridad se acercara a inspeccionarla.

“Encontraron la camioneta con las luces prendidas. Pensaron que se trataba de un trabajador, pero cuando vieron que no se movía vieron el artefacto”, dijo Jesús Padilla.

En la revisión hecha por elementos del Ejército, seguridad pública, ministeriales y agentes federales, detectaron en el asiento delantero un artefacto compuesto de tubos unidos por cinta adhesiva blanca del que salían algunos cables conectados.

“Desde la ventana era evidente que había un objeto. Tenía una apariencia de artefacto explosivo”, comentó Sophia Huett López, comisionada de la Unidad de Análisis y Estrategia de Seguridad Ciudadana del estado de Guanajuato.

A las 8:45 horas de la mañana, al final de su conferencia matutina en la Ciudad de México, el presidente reaccionó así a lo que ocurría en Salamanca.

“Están reportando que hay una bomba afuera de la refinería de Salamanca”, apuntó López Obrador.

¿Usted ha tenido alguna información, ya recibió algún reporte?

“Nos dicen aquí de comunicación, falsa alarma, pero se va a atender ahora”, agregó el presidente.

El vocero del Gobierno Federal reiteró que se trataba de una falsa alarma.

“Una camioneta, contenía un aparente dispositivo explosivo que resultó falso, y apareció una manta, supuestamente firmada por un líder de un cártel que está vinculado al huachicol, consideramos que las dos son algo sembrado y que son como amenazas”, detalló Jesús Ramírez, vocero del Gobierno Federal.

Las dos mantas fueron colocadas, una cerca de la refinería y otra en un puente de la carretera interestatal Salamanca-Irapuato.

Estaban firmadas supuestamente por José Antonio Yépez, “El Marro”, líder del Cartel Santa Rosa de Lima.

En ellas, se le exige al presidente López Obrador sacar “a la Marina, Sedena y Fuerzas Federales” de Guanajuato, o de lo contrario, comenzarían a matar gente “para que veas que esto no es un juego”.

Y añade, sobre el supuesto artefacto explosivo, “ahí te dejo un regalito en mi refinería para que vayas viendo cómo se van a poner las cosas”.

A las diez de la mañana, en un mensaje en redes sociales, presuntos integrantes del Cártel Santa Rosa de Lima se deslindaron de la camioneta y las mantas y se las atribuyeron al Cártel Jalisco Nueva Generación, con quienes tienen una cruenta disputa por el robo de combustible en ese estado.

A las 12.20 horas integrantes del escuadrón de explosivos de la 16 zona militar de Sarabia, Guanajuato, retiraron el artefacto en una olla especial antibombas.

“Siguieron su protocolo incluyendo binomios caninos para la detección de explosivos y se hicieron cargo del tema”, comentó Sophia Huett López, comisionada de la Unidad de Análisis y Estrategia de Seguridad Ciudadana del estado de Guanajuato.

En instalaciones ubicadas en La Tinaja, Guanajuato, se detectó que el artefacto contenía 20 tubos de una emulsión sensible a un detonador, llamada “Emulex 1″, 6 de ellos preparadas con su fulminante.

Todos fueron destruidos entre las 13:20 y las 14:20 horas.

Por el operativo que abarcó un cerco de 250 metros a la redonda, algunos empleados no lograron entrar a la refinería y se suspendieron clases en escuelas cercanas.

Dentro, seguridad física de Pemex evacuó a trabajadores que laboraban cerca de la puerta cuatro.

Al mediodía, en Tlaxcala, el presidente López Obrador fue cuestionado sobre las presuntas amenazas en su contra.

¿Presidente va a aumentar su seguridad después de los incidentes en Salamanca?

“El que lucha por la justicia no tiene nada que temer”, contestó el presidente López Obrador. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here