A los moscos se les debe controlar de distinta forma

0
696

Ataque diferente

El mosco que ha multiplicado su presencia en Mérida en las últimas semanas pertenece a la especie Ochelotatus taeniorhynchus, que es muy agresivo, ataca en grupo y prefiere depositar sus huevecillos en aguas pantanosas cercanas a las ciénegas, en charcas temporales y en lagunas de oxidación, informa Julián García Rejón, profesor investigador del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la Uady.

A esa especie, como indicamos en amplio reportaje que publicamos anteayer, se suman el Aedes aegypti y el Culex quinquefasciatus, que también predominan en esta época de lluvias.

Por lo general se piensa que sólo el Aedes representa un serio peligro, por ser transmisor de los virus de dengue, chikungunya y zika, entre otros, pero el doctor García Rejón indicó en la primera parte de la entrevista que también el Culex y el Ocheloratus taeniorhynchus son vectores de enfermedades y por eso no se debe tomar a la ligera esta situación.

Incluso en algunos círculos oficiales se sostiene erróneamente que el taeniorhynchus sólo causa molestias, pero es inofensivo.

El investigador del Laboratorio de Arbovirología del “Hideyo Noguchi” señala que no se puede aplicar una misma estrategia de combate a las tres especies predominantes de esta época, porque tienen características diferentes.

Por ejemplo, apunta, al Aedes aegypti se le puede controlar desde las casas y frenar su reproducción si se evitan cacharros, llantas y otros depósitos de agua que pueden ser criaderos. Este insecto se desplaza hasta 400 metros.

El Culex, como el Aedes, por lo general se alimenta dentro del domicilio y prefiere oviponer en aguas con materia orgánica, o sea, que esté descompuesta. Se le puede encontrar en las alcantarillas y rejillas callejeras.

“Es realmente claro que si queremos controlar al Culex hay que buscarlos en sus criaderos”, añade el doctor García Rejón. “Los podemos controlar en la casa pero será sólo un momento porque van a seguir saliendo, ya que sus criaderos no están allí”.

El especialista indica que el caso del Ocheloratus taeniorhynchus es muy diferente porque únicamente llega a las casas para alimentarse y ataca masivamente en espacios públicos con vegetación, como parques.

Recuerda que esta variedad de mosquito prefiere oviponer en las costas, en zonas pantanosas, y en lagunas de oxidación. Puede desplazarse hasta 40 kilómetros y por eso llega sin problemas a Mérida y otras zonas.

En Mérida puede formar sus criaderos en sascaberas. Por tanto, esos sitios son focos para combatirlos.— ÁNGEL NOH ESTRADA

 

The post A los moscos se les debe controlar de distinta forma appeared first on El Diario de Yucatán.

Source link